Se ha dicho mucho de Tatiana Bilbao (Ciudad de México, 1972), pero siempre hay mucho más por decir y ahora la historia se escribe desde la capital ecuatoriana, donde ella destaca de manera potente su localización privilegiada frente a otras latitudes, definiéndola como única e irrepetible, gracias a la cordillera, su altura, su microclima y el soleamiento durante todo el año. Su envolvente personalidad y energía, hacen que no solo su trabajo como arquitecta transmita una sensibilidad única, sino su rol como catedrática y sobre todo como ser humano. En sus proyectos priman la integración de los valores sociales en sinergia con un diseño arquitectónico, que destaca a las personas, dejando claro que para ella este oficio no se trata solo de crear, sino de hacerlo al servicio de quien lo necesita.

Quito trasciende

“Para mi trabajar fuera de México me ha hecho sentir más orgullosa de mis raíces, verlas con más profundidad, entenderlas mejor y poder trabajar con ellas”, así de firme es Tatiana Bilbao, quien está inmersa en su próximo proyecto, donde Quito es su lienzo. Una meta que romperá los esquemas de muchos, pues ella tiene claro su objetivo, mismo que responde a valores donde la comunidad toma un rol preponderante como generadora de un estilo de vida en colectivo, y donde se redefine la noción de habitar con sentido de pertenencia e identidad.

De ahí parte su obra, la potencia y la sinergia que vibran cuando se siente que el ser humano y su interacción con los otros, es lo que importa. Ahora Quito está en su mira, y formará parte de su destacado portafolio de proyectos urbanos residenciales, cuya propuesta dialogará con el entorno y también con la escala humana con el fin de armonizar las relaciones entre los seres humanos y la naturaleza.

Su legado

En el 2001 funda Tatiana Bilbao Estudio, cuya sede está en Ciudad de México, y se caracteriza por realizar sus trabajos con el mínimo necesario y marcado con muchas restricciones, “nuestro principio es hacer todo muy eficiente, que pueda ser utilizado en todas partes y traducido en otros contextos”. El trabajo de su Estudio no está definido por la forma de los edificios, sino por el efecto que éstos tienen sobre las personas, “no voy a debatir las reacciones a la belleza o hacia la parte estética de un proyecto, pero sí, si esa belleza le presta algún servicio a las personas que van a habitar en ese espacio”, dice Bilbao, quien enfatiza su principio humanista, cuando habla de la influencia de la cultura en los diferentes proyectos que ha llevado adelante. Para ella la parte más importante es entender las raíces y capacidades de un pueblo y su gente, y eso poder traducirlo a una arquitectura contemporánea.

Parte de su filosofía de trabajo es aprovechar el uso de la materia prima del lugar, aquella que tiene a su disposición e impulsa fuertemente la economía y la mano de obra local, “porque la gente necesita trabajo”, dice la arquitecta, que no concibe la idea de reemplazar a las personas por máquinas, lo que siente como una ventaja extraordinaria frente a otros colegas. “Tenemos una mano de obra creativa y flexible, y lo tenemos en cuenta desde el primer momento que comenzamos a diseñar, yo creo que de alguna manera es uno de los principios de la arquitectura: entender que se trata de crear lugares y espacios, hechos por personas para personas”.

Una de las facetas que más le gusta a Bilbao es ser profesora, “yo aprendo cada momento que estoy en la escuela con mis estudiantes y por eso enseño. Espero que ellos aprendan al menos tanto como yo o más”. Estar en las aulas genera una influencia directa en la creatividad de Tatiana Bilbao, pone sus pies sobre la tierra y absorbe la energía de estos futuros profesionales que suele olvidarse cuando uno se vuelca a la práctica y su interrelación es con clientes, proveedores, etc. Esa magia de compartir con alumnos la alimenta, es el momento en el cual verdaderamente aprende y entiende todas las cosas.  “Creo que todo gira alrededor de un solo propósito, tratar de crear espacios que tengan relevancia, y esta viene cuando mejoras la vida de alguien. Eso exige activismo, requiere academia e investigación para convertirse en algo”.

Bilbao ocupa un puesto de enseñanza recurrente en la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Yale y ha sido invitada como profesora en la Universidad de Harvard, la Universidad de Columbia, la Universidad de Rice, la Universidad Andrés Bello en Chile y la Escuela de Arte Peter Behrens en HS Dusseldorf en Alemania.

Para el Estudio de Tatiana Bilbao el tiempo, el espacio y la existencia significan arquitectura en su mejor expresión. “Cuando puedes envolver esas cosas y coordinarlas en armonía, estás haciendo la mejor arquitectura que puedes hacer. Tratamos de tener un impacto en la vida de las personas, si eso ocurre, ese es el legado”.

Más que arquitectura, arte

Este Estudio se caracteriza mundialmente por el modelo de trabajo que emplea para crear y presentar sus proyectos, utilizan dibujos a mano y modelos iterativos para mantener el diseño y el desarrollo adaptado en la exploración espacial y no digital. Para Bilbao los renders, por ejemplo, no deben usarse durante las etapas de diseño. Así lo dijo a la Revista Internacional Dezeen (Dic. 2019), señalando que el collage se ha convertido en una herramienta increíble de diseño, que permite que “muchas voces estén en un solo lugar”, generando diálogo con la arquitectura.

La potencia y la sinergia vibran cuando se siente que el ser humano y su interacción con los otros, es lo que importa. Ahora Quito está en su mira, y formará parte de su destacado portafolio de proyectos a nivel mundial.

Para ella esta técnica permite explorar de una manera creativa la idea del proyecto que tiene en su mente y la de sus colaboradores. Juntos construyen cada fragmento a través de la evolución libre, lo que puede servir para dar paso a nuevas imágenes e ideas. El trabajo de Tatiana Bilbao es una obra de arte que se expone en el Lousiana Museum, en Dinamarca.

Proyectos emblemáticos
Jardín Botánico de Culiacán
Ruta de Peregrinación en Jalisco
Edificio institucional en el campus de la UDEM
Centro de investigación del Mar de Cortés
Prototipo de vivienda social, exhibido en la Bienal de Chicago (2015) Próximamente Quito.

Reconocimientos
Kunstprei Berlín en 2012
Fue nombrado en 2010 como Voz emergente por la Liga de Arquitectura de Nueva York.
Premio Global a la Arquitectura Sostenible por la Fundación LOCUS en 2014
Premio de Impacto 2017 a los Homenajeados por Premios ArchitzierA +, Delta Gold Medal del 2020
Marcus Prize Award 2019

Hacer Comentario