El diseño y la decoración de interiores son mucho más que la forma en la que se decora una casa para que se transforme en hogar. Es el reflejo del gusto, el estilo, y la mejor forma de lograr un espacio en el que se sienta la calma y la armonía.

¿Cuáles son tus fortalezas?

Originalidad, atención al detalle, seguridad al mezclar estilos sin perder el balance de la estética. Esos son mis puntos fuertes y a partir de estos construyo mi trabajo, mi estilo. Siempre me gusta experimentar manteniendo el control de lo que hago, sin perder la esencia que es llegar a un resultado final con un concepto y objetivo específicos. Hago de este proceso, que no es inmediato, algo divertido.

¿Cuando entras a un lugar que vas a decorar, qué es lo primero que visualizas?

Me enfoco en entender el espacio para estudiar todas las posibilidades que ofrece. Me pregunto, ¿qué falta? y recuerdo lo que he conversado con mi cliente, sus expectativas, y qué requiero para lograr el resultado desde mi visión.

¿Qué buscas al decorar? ¿Un cambio de estilo o encontrar lo esencial para el ambiente?

Busco un balance entre las dos cosas… soy respetuosa de las necesidades del cliente, de cómo percibe ese espacio. Lo que busco con mi trabajo es cuidar y perfeccionar sus ideas. Pero claro, lo manejo diferente si se trata de un proyecto comercial o uno residencial, pero mi objetivo siempre será elevar la estética del lugar. En cuanto al estilo, no tengo uno definido … me siento muy cómoda en un contemporáneo o moderno … el ecléctico me encanta y a veces es mal concebido o peor aún interpretado, requiere de conocimiento.

¿Tienes reglas básicas para combinar diferentes tipos de estilo?

¡Pocas! me dejo llevar por mi instinto. Sin embargo, hay pasos básicos que tomo en cuenta como, enfocarme en el estilo de arquitectura que tiene el lugar, me concentro en buscar cuál es el punto focal que quiero resaltar sin miedo al arriesgarme, cuido algo muy importante como es la iluminación y al momento de combinar, busco simetría y equilibrio.

¿Cuál es la primera pregunta que haces a un potencial cliente?

No la tengo definida, han habido ocasiones que mi primera pregunta ha sido ¿qué le hizo buscarme o qué le llamó la atención de mi trabajo? En otras, pregunto lo lógico ¿qué tipo de diseño y estilo le gusta? y a partir de eso comenzamos: cuál es su estilo de vida, costumbres propias y de la familia o lo relacionado a su negocio, según el caso, prioridades que visualiza o qué puntos fundamentales debo considerar.

¿Cómo descubres el estilo del cliente?

Me considero una persona visual y al no ser un proceso inmediato, voy percibiendo su estilo con el pasar de los días acompañado de una buena comunicación.

¿Sientes que tu estilo personal “florece” cuando decoras un determinado ambiente? ¿Alguno que se podría considerar como “favorito”?

Amo lo que hago, cualquier ambiente lo veo como un reto personal. Cada cliente es único.

¿Algunas piezas de decoración forman parte de tus “indispensables”?

El Arte en todas sus formas.

¿Si un cliente tiene un estilo que no va contigo – como decoradora – qué haces?

No imponer, y con paciencia llegar a poder asesorar respetando su esencia. Al final del día será el cliente quien viva el espacio y debe hacerlo feliz.

¿Si un cliente te dice que quiere remodelar su casa porque va a pasar allí la mayor parte de su tiempo, qué es lo primero que aconsejas?

El lugar que más le gusta de su casa, el que con más ilusión visualiza remodelado. Este debe concluir como uno que le transmita armonía, bienestar y confort.

¿Normalmente los clientes tienen un presupuesto definido, cuál es tu criterio al respecto?

Respetarlo, si es realista de la mano de sus expectativas y las mías. Sin embargo, habrá ocasiones en las que en el camino nos encontremos con decisiones que debemos afrontar y tomar de común acuerdo para lograr el resultado final. Esto a veces sucede en remodelaciones o cuando nos queremos dar un gusto en comprar piezas especiales.

¿Cuál fue el antecedente, ¿cómo llegaste a realizar este trabajo de remodelación tan diferente y especializado?

¡Esta obra fue un reto diferente! El nuevo grupo Baguette me llamó y propuso asumir este proyecto en “condiciones especiales”… meses atrás se había iniciado trabajos de obra civil y diseño por parte de otro equipo que no había podido concluir en las fechas preestablecidas. En tiempo récord debía rediseñar acoplar y concluir 450 m2 de local. La visión del dueño era clara… un cambio de imagen total, un lugar de primera acogedor con aire Francés. Que Baguette sea reconocido no solo por la calidad de siempre en sus productos, sino también como un lugar de encuentro que ofrece servicios de cafetería y restaurante, desde la primera hora en la mañana acompañado de un pan fresco horneado en el sitio hasta el café con una deliciosa crepe con helado y Happy Hour con música en vivo al caer la tarde. Eso se hizo, fue el trabajo de un súper equipo comprometido laborando contra reloj.

¿Cuál fue la idea o el concepto atrás de haber logrado en el segundo piso un ambiente tan elegante y acogedor, tan sencillamente espectacular?

Tomando en cuenta esa visión tan clara que teníamos, decidí enfocarme en una paleta de colores y texturas que dieran calidez a un gran espacio de volúmenes imponentes, acompañado de un techo extraordinario que había que terminar de restaurar. Necesitaba romper esquemas ingresando dos grandes árboles decorados delicadamente que llevaran la mirada hacia arriba sin que quitaran espacio útil, con énfasis en un trabajo especializado en iluminación. Se complementó con un gran bar, 2 terrazas al aire libre y espacio para música en vivo. Todo en un solo piso, ordenado y cálido a la vez. Ahora que buscamos seguridad, Baguette Cumbayá está listo para recibir gente que quiere pasar un momento agradable en un amplio espacio abierto con adecuada ventilación y bajo una nueva visión de servicios. ¡Lo logramos!

¡Muy pronto más sorpresas en los nuevos y remodelados locales!

www.danielaleonmuirragui.com

danielaleonmuirragui@gmail.com

+593 98 268 6979

@danielaleondecoradorainterior

Hacer Comentario