Por Caridad Vela

La inspiración y la intuición son la base de toda creación. La introspección saca de lo más profundo aquellos aromas de lo intangible para que nos revolotee el alma hasta transformarlos en realidades. Sensaciones, percepciones, reacciones… ¿Qué motiva una realidad?

La búsqueda de respuestas es el camino elegido por Macarena Chiriboga en sus andares por el mundo, por la arquitectura, el yoga, la meditación y el despertar sensorial. No tiene fronteras, ni físicas ni mentales, no hay límites para ella cuando la semilla del propósito se siembra en su corazón.

Se la conoce como la arquitecta del bambú, pues fue una de las pioneras en el uso de este material en Ecuador, aplicándolo por primera vez en proyectos de vivienda de lujo en Bali, Indonesia, compartiéndolo después con el mundo en proyectos en México, Colombia, Perú, Londres y España. Han sido pasos de exploración, descubrimientos y muchos desafíos. Pasos suaves y precisos en afán de encontrar un propósito mayor en su arquitectura y en su vida, convirtiéndose éste en el proyecto que ahora llama Amara Pura, arquitectura que transmite desde el alma. Diseños que nacen más del corazón que de la razón.

Macarena Chiriboga - Amara Pura - Revista CLAVE! 93

Suarga

Algunos años después de finalizar tu primer proyecto en Bali, volviste a esa isla mágica…

Fui contactada por el dueño de Suarga, un hotel en Bali, construido con bambú y materiales reciclables. Es uno de los más sustentables del mundo, usa paneles solares para generación de energía e incorpora muchos otros detalles que lo vuelven único. Él conocía mi trabajo anterior en la isla y quería que diseñe y construya junto a un gran grupo de arquitectos que provenían de alrededor del mundo.

Macarena Chiriboga - Amara Pura - Revista CLAVE! 93

Suarga

Y partiste nuevamente…

Me atrajo que el hotel está ubicado en uno de los puntos de surf más bonitos de la isla, y tenía la oportunidad de usar elementos naturales en su estado original, de mimetizar una construcción con la naturaleza y crear una estructura que, para quienes practican ese deporte y disfrutan de la naturaleza, es como un templo.

 

Macarena Chiriboga - Amara Pura - Revista CLAVE! 93

Suarga

¿Qué te atrae tanto del bambú?

El bambú es flexible, sin embargo, es más fuerte que un roble, y esa es, en realidad, mi filosofía de vida y la base de partida para mis diseños. Construyo lugares que, con solo mirarlos, sabes que estás entrando a una experiencia única. El bambú es una forma de expresión, ha sido utilizado como parte de la filosofía del Tao que lo usa como metáfora de vida por sus increíbles propiedades: fortaleza y flexibilidad a la vez.

 

Macarena Chiriboga - Amara Pura - Revista CLAVE! 93

Amara Pura – Bali

©Shayna Photography

¿Te deja un gran aprendizaje?

No solo eso, además me guía de distintas maneras. Interiorizar mi acercamiento con el bambú trazó mi camino hacia la creación de Amara Pura, por la virtud que posee al usar un lenguaje tan especial y místico que contagia a la gente, la inspira de maneras muy particulares. Esa sensación es la que ahora llevo a los lugares en los que diseñamos experiencias de Amara Pura.

Macarena Chiriboga - Amara Pura - Revista CLAVE! 93

Amara Pura – Bali

©Shayna Photography

¿Qué es Amara Pura?

Amara Pura es mi proyecto de vida, en él co-creamos entre diseñadores, arquitectos, meditadores y yoguis, y diseñamos experiencias. Un camino holístico sensorial a través de nuestros sentidos, que trasciende la manera cómo experimentamos el mundo una vez que entramos en consciencia y apreciación. La filosofía del bambú creó Amara Pura, la fuerza a través de la flexibilidad, para el diseño y sobre todo para la vida. Amara Pura es inspiración, es luz, es un proceso sencillo para re enamorarse de la vida. Es la simplicidad materializada en momentos muy intensos que transforman a la gente.

Macarena Chiriboga - Amara Pura - Revista CLAVE! 93

Amara Pura – Bali

©Shayna Photography

AMARA PURA – BALI

¿Amara Pura estuvo en Bali?

Si. Debía regresar al origen, a aquel lugar donde conocí a mi mayor maestro: el bambú. Fue en esa isla donde por primera vez experimenté la sensación de regresar al presente. Es la isla de los dioses, y volví con Amara Pura para provocar una experiencia renovadora en la gente que asistió. Necesitaba volver a sentir su cultura, su mágico entorno, apreciar la belleza de existir en el presente, como lo hace su gente, sin ningún esfuerzo.

Macarena Chiriboga - Amara Pura - Revista CLAVE! 93

Macarena Chiriboga

© Martina Orska

¿Cómo lo logran?

Básicamente celebran con igual importancia una flor como un templo, el agua, los árboles, todo lo celebran intensamente. En las mañanas se colocan una flor en la cabeza, en la tarde celebran con incienso, es su ritual de adoración a los aromas y al aprecio por las cosas pequeñas de la vida a cada instante. Nos sumergimos en la cultura y en la religión Animista que se predica en la zona.

Macarena Chiriboga - Amara Pura - Revista CLAVE! 93

Amara Pura – Bali

©Shayna Photography

¿Los asistentes fueron balineses?

No, llegaron de varias partes del mundo, incluso de Ecuador. Fue un shock para todos porque experimentamos algo muy distinto a la vida cotidiana que llevamos. Cada segundo vivimos el presente a través de sesiones de yoga, meditación y conferencias donde descubrimos la habilidad que tenemos para rediseñar nuestras vidas. Replantearlas es nuestra decisión, y nuestra mente es la herramienta para cambiarla, pero eso nace de la capacidad de enamorarnos de vivir.

Macarena Chiriboga - Amara Pura - Revista CLAVE! 93

Amara Pura – Bali

©Shayna Photography

¿Cómo se combina esto con tu arquitectura?

Mi arquitectura habla precisamente de eso. Es arquitectura viva porque te hace vibrar con la energía de sentirte viva. La intención de diseñar y construir un espacio es esa, que te impacte de tal manera que provoque en ti una actitud positiva, un amor por tu existencia, que el espacio logre transformarte.

Macarena Chiriboga - Amara Pura - Revista CLAVE! 93

Amara Pura – Bali

©Shayna Photography

AMARA PURA – MADRID

EL TEATRO DE LOS SENTIDOS

¿Elegiste Madrid por ser el lugar donde ahora resides?

En parte sí, pero fue un reto enorme llevar este concepto tan sensorial a la mitad de una mega capital en Europa. Quería transmitir aquello que busco entregar a través de mi arquitectura y del diseño de este tipo de retiros, pero hacerlo en medio del estilo de vida acelerado de Madrid se me antojaba complicado al inicio. La invitación fue a un oasis de paz, no expliqué lo que iba a suceder, y así capté la atención de la gente. Esperaba 30 personas y llegaron 120 al corazón de Madrid.

Macarena Chiriboga - Amara Pura - Revista CLAVE! 93

El Teatro de los Sentidos – Madrid

©Manuel Sanchdell

¿Qué es el teatro de los sentidos?

Un espacio donde planifiqué una secuencia artística que decantaba en un despertar. Tuve una cantante, Gisela Novais; una profesora de yoga, Camila Orozco; una bailarina, Vanessa Guerra; y el Chef Charles Michel que es un artista culinario. En el entorno todo era diferente: había ropa de materiales naturales, diseños de la famosa diseñadora Kavita Parmar, cuadros de grandes artistas, entre ellos Pablo Armesto. Todo lo que hubo fue curado de tal manera que tocaba el alma, el corazón y los sentidos.

Macarena Chiriboga - Amara Pura - Revista CLAVE! 93

El Teatro de los Sentidos – Madrid

©Manuel Sanchdell

¿El bambú tuvo su espacio?

El espacio principal, el transformador, el que recibía a la gente. Construí en un día una estructura de bambú en el espacio principal para transmitir un sentimiento de cambio. Soy fiel creyente que cuando experimentas un cambio visual, tu cuerpo se prepara, se anticipa a algo, y estás lista para tener una reacción diferente. Creé un oasis en media ciudad.

Macarena Chiriboga - Amara Pura - Revista CLAVE! 93

El Teatro de los Sentidos – Madrid

©Manuel Sanchdell

¿Cómo fue el proceso del retiro?

Los asistentes no eran yoguis, ni meditadores, ni arquitectos, eran gente común. Empezó con música que nos indujo en meditación y todos se dejaron absorber por este ambiente. Sintieron el cambio, lloraron de emoción, nunca me lo imaginé. La gente se quebró, el lugar les inspiró y los motivó. Luego participó la bailarina de ballet con música de gongs creada por el madrileño Javier López; Rodolfo Cabrera habló del amor y la vida, y concluyó Charles Michel haciendo una obra de arte con comida, sobre un lienzo gigante, en el piso. Cocinó durante la mañana, en la tarde pintó el lienzo con lo elaborado, y tuvimos deliciosos alimentos para la noche.

Macarena Chiriboga - Amara Pura - Revista CLAVE! 93

El Teatro de los Sentidos – Madrid

©Manuel Sanchdell

¿El Teatro de los Sentidos fue lo que esperabas?

El teatro de los sentidos fue un tema netamente sensorial, fue un despertar del alma aun estando en media ciudad, superó mis expectativas. Fue más de lo que esperaba porque entendí cómo hacer arquitectura con el alma puede inspirar a la gente. Me mueven las cosas que nacen desde el alma, que son creadas para el alma de las personas. Mi fuerte es el diseño, y trascender de la arquitectura a la creación de experiencias a través de ella, para transformar de alguna manera al ser humano, es lo que me llena.

Macarena Chiriboga - Amara Pura - Revista CLAVE! 93

Amara Pura – Otavalo, Ecuador

©Chris Falcony

AMARA PURA – OTAVALO

¿Ese fue tu primer paso con Amarapura?

Fue el debut de Amara Pura. Sucedió cuando realicé que quería más de mi arquitectura, necesitaba entregar algo más que solo una obra a un cliente. Era imperativo percibir cómo la gente se siente dentro de los espacios, entender la experiencia que viven. Para este primer retiro elegí Sacha Ji en Ecuador, ese lugar que es muy especial, y puse a prueba cuánto podía lograr en la reacción de la gente. Quería alejarme del concepto de retiro, evolucionar a algo más, y vi nacer amor por la vida entre los asistentes, se llenaron de tanta energía que tomaron nuevamente las riendas de su destino.

Macarena Chiriboga - Amara Pura - Revista CLAVE! 93

Amara Pura – Bali

©Shayna Photography

¿Cómo se diferencia de otros retiros?

Los que asisten dicen que la diferencia está en la curación arquitectónica y de diseño que hay detrás de cada versión de Amara Pura, y en el impacto que eso logra en el ser humano, permitiéndole sentir cómo su cuerpo se deja ir y se alista para algo nuevo. Desde ese primer retiro he llevado mi historia de la arquitectura con bambú a otro nivel que me permite entrar en mayor contacto con la gente, establecer una relación con el ser humano que trasciende el efecto frío de la obra y se convierte en un contacto íntimo y sensorial.

¿Ese impacto provoca una transformación de vida?

Es muy fácil quejarnos de todo, la queja está sobrevalorada, la gente no se acuerda cómo disfrutar la vida. Mi generación se queja fácil, pero nos perdemos cuando tenemos que apreciar y valorar el momento. Mi papel como diseñadora de retiros es compartir mi experiencia, tratar de que la gente ame su vida y se empodere para trazar su camino. Uno de los regalos más lindos es despertarnos con ganas de ser felices, de no pedir más, de estar contentos con lo que tenemos.

Macarena Chiriboga - Amara Pura - Revista CLAVE! 93

Macarena Chiriboga

©Martina Orska

Vuelves al bambú, regresas a ese origen…

En muchos retiros menciono la metáfora del Tao, pretendo contagiar esa emoción de convertirnos en un bambú para enfrentar la vida con rigidez y flexibilidad al mismo tiempo. Parecerían conceptos antagónicos pero no lo son. Debemos ser flexibles con la vida, ir más lento cuando es necesario, pero debemos ser fuertes y ponerlo todo cuando de conseguir nuestros sueños se trata. Mi arquitectura se ha convertido en el reto de crear experiencias más que solamente diseñar y construir. Sean hoteles, casas o retiros, son espacios que transforman a través del diseño y los materiales que uso. El espíritu del bambú siempre será protagonista.

Hacer Comentario