El color es parte de nuestra vida y uno de los lenguajes que más utilizamos con nosotros mismos. A través del tiempo definimos nuestros favoritos, los que evolucionan y aprendemos a combinar con sus diversas tonalidades. Luego vemos como los aplicamos tanto en la ropa de nuestro armario, como en la decoración y detalles de nuestro hogar.

La ciencia de la psicología argumenta que sentimos el color y que cada color tiene una poderosa influencia sobre el estado de ánimo y mental de las personas. Sus efectos son tan variados que por eso debemos conocer algunas estrategias para potenciar sus cualidades y beneficios. 

En este artículo queremos concentrarnos en cómo explotar los colores en la decoración y conocer posibles maneras de utilizarlos. 

En primer lugar, tenemos que saber que existen esquemas básicos con los que podemos “jugar” a nuestro gusto y lo más importante, que podemos “cambiar” según las tendencias y nuevos elementos o ambientes en el hogar. 

Monocromática: utiliza un solo color y su gama de saturación. 

Acromática: utiliza blanco, negro y grises.  

Por opuestos: el uso de colores complementarios del círculo cromático. 

Adjuntos: el uso de colores que se encuentran en posiciones adyacentes en la paleta de colores. 

Neutral: utiliza colores neutrales (grises, marrones) en tonalidades de muy baja saturación. 

Una vez seleccionado el esquema, debemos enfocarnos en otros factores igual de importantes: la luz, la cantidad (color que destaca un espacio dentro de un ambiente)  y la historia que queremos contar. 

De la luz, depende la eficacia de los colores que usemos, por eso es recomendable hacer las pruebas de color directamente en el sitio en que se utilizarán. 

La cantidad, es importante en esquemas de varios colores; la regla más sencilla es la del 60/30/10, porcentajes que corresponden a base/contraste/acento. 

La historia, es lo que nos permite conectar los diferentes espacios a través del color; esto dependerá de si deseas o no que los colores te lleven de un lugar a otro en tu decoración. 

Ahora es momento de decidir la aplicación del color en tu espacio. Tenemos algunas posibilidades con las que puedes jugar de acuerdo a la habitación y a tus colores favoritos. Pero para ello, debes seguir algunos consejos. 

Caja de color: consiste en aplicar el mismo color al techo, piso y todas las paredes, dando una sensación de encajonamiento. Debes tener en cuenta el uso de la habitación, el tiempo que pasarás allí y el tono del color elegido para que no resulte una experiencia agobiante. 

Paredes y techo: al aplicar el mismo color en tus paredes y techo, resulta sensacional en lugares de techo alto pues ayuda a que se sientan más cerrados, eso sí, procura evitar colores demasiado oscuros para no sentirte oprimido. 

Profundidad: en espacios sin profundidad, tener el piso y la pared de fondo de un mismo color ayuda a que se sienta un espacio más largo.

 Más ancho: dando el mismo color al piso y las paredes laterales puedes generar una sensación de amplitud en dirección a las paredes de fondo que, idealmente, serán de algún color neutral.
 
Mayor superficie: si aplicas el mismo color al piso y techo lograrás dos cosas: sentirás el techo más bajo y percibirás mayor amplitud en la superficie del suelo.

Resaltar el mobiliario: si mantienes las paredes y techo neutrales, pero aplicas un color al piso lograrás resaltar los muebles; además, transmitirás mayor solidez. 

Alto y estrecho: combinando el techo y la pared posterior lograrás una habitación ensanchada en dirección a las paredes neutrales. De igual manera, el foco se dirigirá hacia el fondo por lo que resulta perfecto para pasillos con una puerta. 

Espacio compacto: para generar estrechez en los espacios, o resaltar la ya existente, puedes pintar iguales las paredes laterales. Funciona perfectamente en habitaciones muy anchas. 

Punto focal: En este caso solo la pared de fondo lleva el color elegido. Atrae toda la atención, acentuando espacios donde prima la decoración (por ejemplo, en una pared de fotografías). 


 

Estas simples estrategias ayudan a mejorar tu espacio. Puede parecer que las opciones son infinitas, pero si te tomas el tiempo para definir cada punto, empezando por la finalidad de la habitación, te darás cuenta que es realmente sencillo y hasta entretenido.  

Te invitamos a revisar algunas ideas que pedimos a los expertos en color de PINTURAS UNIDAS para complementar este artículo, no sin antes expresarles nuestro agradecimiento por su valioso aporte. 

En este periodo de pandemia, son muchas las personas que han descubierto en la pintura un fantástico recurso para renovar los espacios de sus viviendas y también que a falta de presupuesto para colocar un material determinado, la pintura es un recurso razonablemente económico que, si sabes utilizarla, aporta excelentes resultados. ¿Qué esperas? Toma nota de estas recomendaciones y juega con las tendencias de colores 2021 en tu propio hogar!

Hacer Comentario