Por: María Gracia Banderas

Gabriel Espinosa nos recibe en la entrada de la Hacienda La Alegría. Árboles de podocarpus, cedros y araucarias ocupan los bosques que circunvalan a la propiedad. La belleza del camino, cobijado por estos centenarios testigos, conduce a una llamativa y hermosa casa pintada de amarillo con marcos de madera verdes en las ventanas, que nos maravilla desde el principio. Su propietario inmediatamente nos hace sentir en casa.

La historia de Hacienda La Alegría comienza hace más de un siglo, cuando los abuelos de nuestro anfitrión, Gabriel Espinosa, deciden comprar un terreno en Alóag, parroquia rural de la provincia Pichincha. Al verse beneficiados con el clima y con la bondadosa tierra que les permitía sembrar y alimentar a sus animales, deciden en 1910 construir la casa bajo la tutela de un arquitecto italiano.

Hacienda La Alegría es bautizada en referencia al nombre al que respondía, hace varias décadas, la población en la que se asienta. Sin embargo, su dueño nos comenta que la propiedad se encuentra entre el volcán Pasochoa, que significa viudo, y la montaña La Viudita y que por tanto, la Hacienda es la alegría de ambos. Hacienda La Alegría, cuidada y disfrutada por la familia

la-alegria-01

Espinosa durante tres generaciones, hace 12 años abrió sus puertas tanto a turistas nacionales como a extranjeros, con el fin de que otras personas tuvieran el privilegio de vivenciar lo que significa la vida en el campo o “la vida de hacienda” como la llama Gabriel. Así, los visitantes pueden disfrutar de la ganadería, de la lechería, del nacimiento de una cría, de la maduración del queso, y de pasear a caballo, mientras aprecian los nueve volcanes que están alrededor del cantón Mejía: Pasochoa, Sincholagua, Cotopaxi, Illinizas, Corazón, Ninahuilca, Las Tres Marías y Atacazo.

la-alegria-02

¿Qué encontramos?

En Hacienda La Alegría se puede presenciar el paso del Tren Crucero desde un pequeño mirador que originalmente fue una de las paradas del tren


Gabriel se refiere a sus clientes como invitados y señala que tanto él como su esposa, Paty Dassum, y los trabajadores de la Hacienda, dan todo de sí para brindar una exquisita experiencia a aquellas personas que se animan a tener una de las más enriquecedoras aventuras en la Sierra ecuatoriana. La casa cuenta con 104 años de construcción y se ha mantenido casi intacta a través del tiempo. Junto a la imponente casa antigua se construyó una nueva zona con el fin de dar mayor comodidad a los turistas. El lugar cuenta con 10 habitaciones de entre 25m2 y 40m2, algunas de ellas con chimenea. Esta parte añadida fue construida hace cinco años y respeta el estilo de la casa original, sin dejar de lado los beneficios que puede aportar una construcción moderna.

Gabriel se declara como un apasionado por los caballos, razón por la cual uno de los atractivos más grandes de La Alegría son las cabalgatas que ofertan a sus invitados. El plan incluye recorrer los lugares cercanos a la Hacienda, entre ellos el bosque nublado, a lomo de cualquiera de los caballos con los que cuentan. Los tienen de raza criolla cruzada con andaluz, otros árabes, ingleses, percherones y criollos argentinos. Son 70 en total, y están educados bajo el concepto de doma natural, según lo cual, toma por lo menos un año de entrenamiento para que el animal esté listo para un jinete invitado.

Debido a la excelente atención y al cuidado de cada detalle, Hacienda La Alegría está calificada en Trip Advisor, la mayor página web de viajes a nivel mundial, y durante cuatro años consecutivos ha sido reconocida con el primer lugar en excelencia entre 130 establecimientos ubicados en Quito y sus alrededores. La Alegría cuenta también con los sellos de Smart Voyager y con la Q decalidad de Quito Turismo, en reconocimiento al trabajo que realizan respecto a las normas ambientales. Entre ellas, el tratamiento de aguas, preservación del ambiente y las excelentes relaciones que mantienen con la gente de la comunidad a quienes brindan apoyo con frecuencia.

la-alegria-03

En cada ocasión, Gabriel y Paty ponen la totalidad de la casa a disposición de sus huéspedes durante su estadía, lo que les permite estrechar lazos de amistad con ellos y generar un ambiente de familiaridad. Siendo testigos de su maravillosa hospitalidad, dejamos este reducto mágico en la serranía ecuatoriana con la marcada intensión de regresar.

Hacienda La Alegría está calificada en Trip Advisor, durante cuatro años consecutivos ha sido reconocida con el primer lugar en excelencia entre 130 establecimientos ubicados en Quito y sus alrededores.

Cuenta con los sellos de Smart Voyager y con la Q de calidad de Quito Turismo, en reconocimiento al trabajo que realizan respecto a las normas ambientales.


UBICACIÓN:

Alóag
Contacto para reservas
Reservation contact
www.haciendalaalegria.com