Por Caridad Vela

El último recuerdo de un lugar visitado es determinante para matizar positiva o negativamente la experiencia vivida. Aporta significativamente a la sensación con la que terminamos un viaje, y contribuye a maximizar o minimizar lo que guardaremos en la memoria.

Remodelar la Sala VIP del Aeropuerto Internacional Mariscal Sucre de Quito, para dejarlo a la altura que merece, era un tema pendiente de urgente atención. Un aeropuerto que ha sido reconocido internacionalmente no podía continuar con áreas inadecuadas para la categoría de viajeros que atiende.

No siempre es fácil la decisión de a quién encargar una obra de esta magnitud, y sobre todo de tanta exposición a nivel internacional, pero Quiport sin duda acertó al entregar en manos de Adriana Hoyos la responsabilidad de ejecutarla.

Adriana Hoyos - Sala Vip - Revista Clave!

Adriana Hoyos

Con ella repasamos los conceptos que sirvieron de antecedente para crear esa obra maestra que, sin duda, quedará grabada en el recuerdo de ciudadanos del mundo cuando se despidan de la capital de Ecuador.

Hace aproximadamente año y medio, Adriana diseñó las oficinas de la presidencia de Quiport, y tan impecable fue su trabajo que contratante y contratista vieron aquí una gran oportunidad.

¿Cuál fue el primer paso?

Aterrizar en la realidad. Había que transformar totalmente este espacio con un concepto acorde con su realidad y que sea de actualidad. Si bien las salas vip de los aeropuertos son principalmente comerciales, requieren de un ambiente sofisticado, cómodo y funcional a la vez, pensado para satisfacer a distintos tipos de viajeros. El espacio con el que contamos es grandioso, son 1.130m2 con ubicación premium en el aeropuerto y una vista impresionante. Quiport ha ganado muchísimos premios a nivel internacional y la Sala Vip debía estar a la altura.

Adriana Hoyos - Sala Vip - Revista Clave!

¿Cómo lo conceptualizaste?

Práctico y sofisticado, con un toque de lo que yo llamo “look residencial”, que si bien no es el concepto que aplicaría en una vivienda propiamente dicha, el término sí envuelve los fundamentos que caracterizan a ambientes acogedores y personalizados, totalmente alejados de lo que son esos fríos espacios comerciales absolutamente impersonales, en los cuales el usuario no encuentra un espacio con el que se identifica.

¿Otras salas vip sirvieron de estimulación creativa?

Afortunadamente tengo experiencia en este campo porque he diseñado salas vip en las terminales de aviación privada en París y Londres. Esas terminales atienden exclusivamente a pasajeros que viajan en aviones privados, y la sala Vip de Quito es para pasajeros de todas las aerolíneas, pero el sentimiento que me motiva es el mismo: crear una experiencia única en espacios que sorprendan. He conocido salas vip en varios aeropuertos, y en ellas básicamente he hecho notas mentales de lo que me molesta o perturba, para, llegado el momento, no cometer esos errores. Este siempre ha sido mi proceso mental.

Adriana Hoyos - Sala Vip - Revista Clave!

¿Cómo organizaste la distribución de espacios?

Era fundamental tener distintos escenarios que sean funcionales ante las necesidades de una multiplicidad de pasajeros. El primer paso fue la recepción. Creamos un área muy elegante para que, al salir del ascensor, el pasajero se sienta alejado de lo mundano, transportado a otra dimensión. Lo decoramos con maravillosas fotos de Quito para apelar gratos recuerdos en el turista que nos deja. Había en esta zona una columna atravesada en la mitad del espacio, pero la usamos a nuestro favor convirtiéndola en el símbolo de Quito como el centro del mundo, con una especie de rayos alrededor y un techo muy interesante.

Adriana Hoyos - Sala Vip - Revista Clave!

Y de ahí pasas al gran salón…

Correcto. Este gran salón se dividió en varios espacios de acuerdo a los distintos usos. Junto al ingreso está la zona de uso múltiple para pasajeros que estarán ahí por corto tiempo y requieren estar cerca a la puerta, pero con las facilidades para que puedan tomar una copa o comer un bocadillo. Hacia el costado derecho está un área de descanso, creada para quienes quieren relajarse admirando la vista, que es maravillosa. En el espacio de transición está el área privada del spa, con chaise lounges que invitan incluso a tomar una siesta.

El viajero corporativo también tiene su área específica…

Para ellos se creó un área de trabajo, con mesas y sillas apropiadas para el efecto, y mini estaciones que proveen privacidad para concentración. Cabe recalcar que todo el espacio está dotado para facilitar la permanente conectividad, no solamente en cuanto a tomacorrientes para cargar equipos electrónicos, sino también para garantizar la permanente conexión con internet.

Adriana Hoyos - Sala Vip - Revista Clave!

¿Qué sigue?

La zona de comida, que es una zona que requería de mucha importancia y agradable entorno. Lo iluminamos con lámparas que brindan mucha luz y alegría, y pusimos énfasis en representar un ambiente semejante a un mercado alegre, con mucho color, donde los alimentos están a corta distancia. Al fondo, el bar. Esta zona no tenía fuerza visual y lo que hicimos para atraer energía y estética fue un jardín vertical que además da frescura al ambiente. Es un ambiente que lo independizamos para darle privacidad; es más relajado, con asientos cómodos que no son para ingerir alimentos sino para tomar una copa, o trabajar si fuese el caso.

Adriana Hoyos - Sala Vip - Revista Clave!

La terraza es una novedad…

Sí, ese espacio existía, pero estaba desperdiciado a pesar de que era obvio que debía ser aprovechado. En el interior que antecede al acceso a la terraza hay una zona ideal para niños, que si bien no tiene decoración infantil, es donde hay algo más de libertad para ellos, y, naturalmente, está conectado con esta pérgola exterior. Inicialmente iba a ser un espacio abierto, pero decidí cerrarlo con un sistema de techo corredizo que permite acomodarse al clima cambiante de Quito. Mesas y parasoles completan el entorno exterior creando un ambiente de resort internacional para disfrutar distendidos momentos.

 

Adriana Hoyos - Sala Vip - Revista Clave!

¿Qué otros recursos utilizaste en decoración?

Al final de la sala, justamente en el lugar contrario a la vista y a la luz natural, donde detecté que la energía se venía a menos, colocamos unos maravillosos paneles decorativos. Incorporamos un gran espejo para darle textura, atraer energía, y reflejar la luminosidad creando una atracción visual. Esos paneles siguen la línea de diseño de las lámparas colocadas al ingreso, guardando coherencia con el concepto general.

¿El mobiliario?

Parte del reto fue hacer buen uso de los recursos disponibles, y en ese sentido se reusaron muebles de la decoración anterior pero se re tapizaron íntegramente usando colores y texturas atractivas. Los servicios higiénicos se renovaron con importantes detalles como pisos, panelería e iluminación, y lucen como si fuesen totalmente nuevos.

Adriana Hoyos - Sala Vip - Revista Clave!

¿Cómo describes la experiencia?

Ha sido increíble. Me encanta ser parte de un proyecto que da valor agregado a la experiencia de las personas que visitan Quito. Mi filosofía es elevar la calidad de vida de la gente que usa y habita mis espacios, impactar en las miles de personas que transitan por ellos, creando diseños democráticos que son de la satisfacción de todos. En este sentido, siento que aporto con un granito de arena a la sensación de orgullo que invade a los quiteños, y a los ecuatorianos en general, porque esta sala vip es la puerta de salida de quienes visitan el país. Los aeropuertos más importantes del mundo tienen salas vip espectaculares, precisamente por lo importante que es esta última visión en la mente del viajero, y Quito está a la vanguardia.

Hacer Comentario