Intercultural

Historia de un tesoro nacional

Por Alegría Guarderas

Un exquisito y dulce aroma inmediatamente estimula los sentidos de los visitantes al entrar en el nuevo Museo del Cacao, ubicado en la tienda de República del Cacao en el Centro Histórico de Quito, provocando en ellos el deseo de probar las delicias que ahí ofrecen. Y no solo eso. También despierta el interés por entender lo que son la arquitectura de concepto y el correcto aprovechamiento de distintos recursos creativos, que se usan para recrear el ambiente natural donde crece y se transforma el Cacao Arriba.

Museo del Cacao - Revista Clave!

El museo fue creado como un espacio para el descubrimiento y exploración del cacao como patrimonio intangible. Su impactante arquitectura es logro del Studio M+S, a cargo de las arquitectas ecuatorianas Macarena Chiriboga y Sofía Chiriboga, quienes se han dado a conocer no solo en el país, sino también han dejado un valioso vestigio alrededor del mundo con sus creativos y artísticos proyectos elaborados con bambú. El Museo del Cacao es tan solo un ejemplo plausible de tantos.

La decoración del museo sigue el mismo modelo y patrón estético de los almacenes de República del Cacao en Ecuador, Colombia, Perú y Estados Unidos, los cuales fueron diseñados por las mismas arquitectas como parte de la estrategia de dar a conocer nuestro país en el mundo.

Museo del Cacao - Revista Clave!

Tuvimos oportunidad de conversar con la Arq. Macarena Chiriboga, quien nos comentó algunos detalles acerca del concepto de decoración. “Cada local te transporta a un centro de acopio de cacao e involucra al consumidor en un viaje sensorial. Los materiales son utilizados de una manera única, muy original. Las estructuras, por ejemplo, fueron tejidas con latillas de bambú y están sujetadas bajo presión sin necesidad de ningún clavo. Este elemento juega un papel fundamental, pues el proceso de fermentación del cacao se da precisamente bajo la protección de estructuras construidas con bambú”.

Cada espacio en el museo fue perfectamente pensado para que el visitante tenga una experiencia enriquecedora. Álbumes fotográficos que muestran la historia del Cacao en Ecuador nos trasladan a épocas de fines del siglo XIX y principios del XX, durante las cuales Ecuador produjo entre el 50% y 75% del total del mercado mundial de Cacao Fino, conocido también como la Pepa de Oro. No en vano el cacao es considerado un tesoro nacional.

Museo del Cacao - Revista Clave!

Visitar el museo es una completa experiencia sensorial. En esta exposición se conoce los distintos lugares de donde proviene el cacao, así como los procesos por los que pasa antes de convertirse en chocolate. Su sabor y aroma van a variar según la región de la que proviene, y por la misma razón, tendrá características únicas. Es realmente asombroso admirar cómo en el interior de una vitrina de cristal se recreó el ecosistema y las condiciones climáticas en las que habita esta planta.

Una representación de huerta donde crece esta variedad de cacao es la perfecta recreación de la típica finca donde se lo cultiva y cosecha, tan idénticamente lograda que incluso nos imaginamos el relajante sonido que emiten las hojas al caer de los árboles. Esto se suma a otros elementos que se encuentran en el interior del museo, entre ellos, una muestra artística de la Pepa de Oro, una hamaca, caña guadua y carrizo que, utilizados como elementos decorativos, dan un tinte y ambiente costero al sitio. Lograr que este lugar luzca tal cual una finca cacaotera fue precisamente el objetivo de las arquitectas.

Museo del Cacao - Revista Clave!En una estantería de madera se exhiben exóticos ingredientes 100% nacionales, que son los que se utilizan e incorporan en las barras de chocolate de República del Cacao: sal marina, pétalos de rosa, ají, uvilla, café, entre otros. Desde el interior del museo, la vista sigue un curso provocado que termina en el laboratorio o cocina, donde se observa a varios chefs elaborando múltiples recetas que culminan en verdaderas obras de arte. Réplicas arqueológicas como vasijas de barro o arcilla y varios utensilios son exhibidos como muestra de la presencia del cacao en tiempos precolombinos, y de la importancia que ha tenido en rituales y ceremonias culturales y religiosas.

Museo del Cacao - Revista Clave!

El Museo reconoce el valioso aporte de las personas que forman parte de la marca República del Cacao, aquellos que trabajan día a día con el objetivo de rescatar el Cacao Fino en su origen. Por ello las arquitectas dedicaron un espacio a la exhibición de fotos de cada integrante del equipo humano que hace posible esta industria: agricultores, cacaoteros, emprendedores, chefs y chocolatiers. Paralelamente, a través de una pantalla se transmiten videos que cuentan alentadoras historias de cómo los miembros de esta comunidad han creado vínculos prósperos entre sí. Vale la pena prestar atención.

Museo del Cacao - Revista Clave!

La experiencia no termina sin visitar el Taller del Cacao y el Rincón de Emprendedores, espacios tan estratégicamente diseñados que sorprenden no solo por su originalidad, sino también por los objetivos que cumplen. El Taller invita a la experimentación y creación de innovadores productos, mientras el Rincón es el escenario donde artesanos locales muestran una variedad de productos fuera de lo común, como velas artesanales, jabones hechos a base de manteca de cacao y aceites esenciales, licor de cacao, mermeladas y spreads de chocolate, alfajores, e incluso artesanías como jarros en forma de cacao.

Museo del Cacao - Revista Clave!

Si bien la arquitectura, diseño y decoración fueron lo que nos cautivó, el verdadero logro se aprecia en su real dimensión cuando se entiende cómo se complementan estos elementos con el concepto de la marca, y con la riqueza de los productos que ahí se elaboran y comercializan.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario