Por Pamela Cevallos

Obtener crédito hipotecario puede resultar tedioso si no tiene a mano la información que lo guíe paso a paso a través del proceso, con el detalle de los requisitos que debe cumplir una persona que quiere comprar casa respaldándose en un préstamo bancario. En el mercado existen diferentes tipos de crédito. Los puede conseguir para comprar vivienda nueva o usada, para construir en terreno propio, para remodelar su casa u oficina, o para decorarla. En este espacio nos enfocaremos en el crédito hipotecario para comprar vivienda. Tome nota…

INVESTIGUE ANTES

Comprar casa no es cualquier decisión, es una diligencia que merece tiempo y paciencia, y por ello debe organizarse para hacer una investigación previa. Esto significa recorrer los bancos, pedir los formularios para solicitar el préstamo; preguntar en cada uno los montos máximos de préstamo, el plazo y la tasa de interés. Luego de este peregrinaje por las entidades bancarias de su confianza, y de un análisis de lo que cada una ofrece, estará listo para dar al siguiente paso. Lo primero es entender el significado de ciertos términos.

Tasa de interés: Las tasas están reguladas por la Junta de Regulación Monetaria y Financiera. Los tipos de tasas de interés que se aplican a los préstamos otorgados por las entidades bancarias pueden ser fijas o reajustables, y a la fecha, no pueden ser mayores al 11.33%. En el mercado hay créditos hipotecarios que se otorgan con tasas de interés que van desde el 8,5% en adelante.

Es importante solicitar la tabla de amortización de su crédito, es decir, el desglose de fechas de vencimiento y valores a pagar durante la vigencia del crédito. Esto le permitirá llevar el control de sus desembolsos mensuales.

DATOS IMPORTANTES

La edad mínima para solicitar un préstamo hipotecario es 18 años, y la máxima 65 años.

El monto del crédito suele ser hasta el 70% del valor del avalúo de la propiedad. En algunos casos podría ser de hasta el 80%.

Un exhaustivo análisis del perfil del solicitante determinará su capacidad de endeudamiento. En términos generales, los aspirantes deben tener al menos el 20% de los ingresos familiares libres de deuda.

En cuanto a plazos, los bancos ofrecen créditos hipotecarios en plazos de hasta 20 años, y el Biess hasta 30 años.

CALIFICACIÓN DE CRÉDITO

En este paso se definirá si usted puede acceder o no a un crédito bancario. Es necesario cumplir con cada requisito solicitado por el banco. La veracidad con la que responda a la información solicitada por la entidad financiera determinará el rumbo de su solicitud.

Requisitos:

Si usted es un trabajador en relación de dependencia laboral y está afiliado al IESS, deberá presentar un certificado laboral con el detalle de ingresos, cargo que ocupa, antigüedad, roles de pago de los últimos seis meses, y los seis últimos comprobantes de aportes al seguro social. Si sus ingresos determinan que usted debe pagar impuesto a la renta, es indispensable presentar también el comprobante de pago de los últimos tres años.

Quienes no aportan al IESS y trabajan de manera independiente deben presentar la copia del RUC, las declaraciones de impuestos tanto de IVA como Renta, certificados de relaciones comerciales con proveedores, facturas y otros documentos que sustenten sus ingresos.

Formulario:

Los aspirantes a un crédito hipotecario deben llenar un formulario conocido como “estado de situación personal”, en el que proveerán sus datos personales. Entre ellos, nombre, lugar de trabajo, de residencia, estado civil, cargas familiares, nivel educativo, etc. Lo mismo le preguntarán sobre su cónyuge.

También deberá aclarar si su vivienda actual es propia y si está hipotecada; si es arrendada e indicar el valor del arriendo; si vive con familiares, o si su vivienda es prestada.

En cuanto a su situación económica, en lo relacionado con sus ingresos deberá evidenciar su sueldo mensual, el sueldo de su cónyuge, y determinar si alguno de los dos tiene entradas adicionales. También deberá explicar al detalle sus egresos o gastos mensuales: alimentación, pago de servicios básicos, gastos en educación, arriendos, vestimenta, salud, etc.

Los trabajadores independientes, están obligados a especificar el monto de sus ventas mensuales, el valor destinado para compras del negocio, pago de servicios básicos, manutención de equipos, pago a empleados, alquiler de local, transporte, combustible, etc. Como en el caso de los dependientes, también tendrán que detallar los egresos de alimentación, servicios básicos, arriendo, educación, vestimenta y salud.

A este grupo de personas que tienen un negocio propio, los bancos solicitarán información adicional respecto de sus relaciones comerciales para comprobar su veracidad. Deberán detallar el nombre y teléfono, el monto de ventas y condiciones de pago de sus clientes.

En determinados bancos existe un formulario anexo al de crédito, donde se deben especificar las referencias bancarias con nombre de la institución, tipo de cuenta, y detalle de tarjetas de crédito, tanto personales como del cónyuge. Por supuesto, es indispensable detallar los bienes inmuebles que posee con su respectivo valor comercial; los vehículos que tuviere con su respectivo avalúo de venta; muebles y enseres, deudas con acreedores, instituciones bancarias y tarjetas de crédito.

ELECCIÓN DEL INMUEBLE

La elección del inmueble trasciende y va más allá de solo el análisis de lo que nos gustaría comprar. Existen realidades que se deben tomar en cuenta, como la capacidad de pago de las cuotas, el dinero disponible para pagar alícuotas mensuales; el costo de servicios básicos que varían de acuerdo a la ubicación del bien, entre otros detalles.

Una vez que su flujo esté claro, damos el siguiente paso, el más emocionante de todos: elegir el hogar de sus sueños.

Piense en el tipo de propiedad que desea: casa o departamento; en el número de habitaciones y baños que su familia necesita para vivir cómodamente, si requiere jardín, estacionamientos y bodega; las características de la construcción, tipo de acabados en pisos y paredes; las vistas, etc. Si bien cada uno de estos elementos es importante para hacer realidad sus deseos, también incrementarán el valor de su propiedad a futuro.

Es fundamental tomar en cuenta la ubicación. No solo debe estar en ese paradisíaco lugar donde siempre quiso vivir, sino que se debe considerar también la distancia que lo separa de su lugar de trabajo, si está cerca a escuelas y colegios, centros comerciales y bancarios, es decir, si en los alrededores dispondrá de los servicios básicos para su día a día.

Hacer Comentario