Por Caridad Vela

CRÉDITO HIPOTECARIO

Las buenas noticias merecen ser destacadas públicamente, sobre todo, cuando son efecto de una determinante decisión de apoyar al desarrollo del país. Produbanco, institución financiera que está entre las más grandes de Ecuador, presenta una estrategia para créditos hipotecarios que tendrá efectos positivos en la dinamización del sector.

Mucho se habla de las posibles soluciones que sacarían del letargo a la actividad de la construcción y comercialización de inmuebles, pero más allá del discurso, poco se ha hecho al respecto. José Ricaurte, vicepresidente de Banca Minorista de Produbanco, acorta el trecho que existe entre el dicho y el hecho, y nos explica en esta entrevista las eficientes acciones que está ejecutando para apoyar la reactivación.

La noticia del momento es la reducción en la tasa de interés para créditos hipotecarios…

Sí, esa es una de las estrategias que estamos implementando para inyectar mayor velocidad en la colocación de hipotecarios. Nuestra tasa ha sido muy similar a la de otros bancos, es decir el 10,78 %, pero la estamos reduciendo al 9 % durante los seis primeros meses del crédito para compra de inmuebles en proyectos calificados, y al 9.5 % si el proyecto no ha sido calificado por nosotros. Además, otorgamos dos meses de gracia para que el comprador pueda destinar esos recursos a comprar ciertos productos que serán necesarios para su nuevo hogar.

José Ricaurte - Revista Clave!

José Ricaurte
Vicepresidente Banca Minorista
Produbanco

También están ampliando el plazo…

Efectivamente. Ahora estamos concediendo hipotecarios en plazos de hasta 20 años, lo cual es beneficioso para el comprador porque la cuota mensual se reduce hasta en un 15 %. El objetivo final de bajar las tasas y aumentar los plazos es motivar la demanda, creando un producto de crédito más cómodo para el comprador para, consecuentemente, motivar la construcción de nuevos proyectos y apoyar la actividad de la construcción que tanto impacto tiene en la economía del país.

Mencionó proyectos calificados, ¿a qué se refiere?

Produbanco mantiene relación con los mejores constructores del país porque financiamos la construcción de muchos de sus proyectos. Para otorgarles ese crédito calificamos el proyecto, y una vez hecho, la concesión de créditos hipotecarios a sus compradores es más ágil, más rápida, y tiene mejores condiciones.

¿Cuál es el monto promedio en hipotecarios?

En hipotecarios normales el promedio es de $120.000. Produbanco tenía activas las categorías jumbo, que son créditos que superan los $250.000; y mega jumbo, que son hipotecarios de más de $600.000, pero durante el último año, producto de la crisis, estas dos categorías casi se anularon. Las estamos retomando sobre la base del análisis, caso por caso, de nuestros clientes, porque si tienen las garantías necesarias no hay porqué limitar el monto del crédito. Recordemos que el banco es muy fuerte en los segmentos medio y medio-alto, pero nuestra gestión es multi-segmento, y en relación a eso atendemos a clientes de la magnitud que fuere.

¿El comportamiento de la cartera hipotecaria sigue siendo bueno?

Los índices de morosidad están un poco más arriba que los parámetros tradicionales, precisamente por la crisis, pero nada preocupante. Aún con este comportamiento continuamos impulsándolo, porque el crédito hipotecario es muy noble. Cuando el cliente entra en mora no es un cliente que desaparece. El deudor está presente, tal vez está atravesando un mal momento, pero existe el inmueble que respalda el pago de la deuda y, por ello, la pérdida neta final es bastante baja.

¿Qué porcentaje de la cartera total se destina a hipotecarios?

Redondeando cifras, tenemos $2.400 millones en cartera de crédito, de los cuales, aproximadamente $240 millones están en hipotecarios, es decir, básicamente el 10 % de la cartera total. Tenemos crecimientos muy agresivos en crédito productivo, comercial y de consumo; de hecho, en este sentido somos uno de los bancos que más ha crecido este año, pero nos faltaba impulsar los hipotecarios donde tradicionalmente hemos sido muy fuertes. El banco está muy comprometido en no descuidarlo.

¿Cuánto estiman colocar hasta el cierre del año?

Este año hemos generado alrededor de $3.5 millones por mes, pero la meta es colocar $5 millones mensuales para cerrar el año con aproximadamente $20 millones adicionales. Reactivaremos el rubro de crédito en este período para lograr en 2018 un crecimiento sostenido, porque este año lo que ha sucedido es que hemos colocado lo que hemos cobrado, que si bien es bueno, no implica crecimiento.

¿Cuál es la comparación interanual?

El año pasado a estas fechas la colocación en hipotecarios estaba en alrededor de $34 millones, pero este año está en niveles de $26 millones. Esta reducción era anticipable, pues dada la situación general no era de esperar un crecimiento en el mercado. Sin embargo, desde los primeros meses estuvimos atentos a las variaciones para aplicar las estrategias necesarias y ganar velocidad en colocaciones. Produbanco ocupa el tercer lugar entre los bancos más grandes en términos de stock de cartera hipotecaria, solamente detrás de Banco Pichincha y Banco Pacífico, y la intención es mantener ese posicionamiento.

¿El crédito al constructor se mantiene con las condiciones de siempre?

Sí, eso no ha cambiado. Continuamos generando nuevos créditos, tanto para pequeños constructores como para medianos y grandes. Evidentemente, se ha notado un cambio en la dinámica de la industria, una especie de freno en el desarrollo de nuevos proyectos, porque la velocidad de ventas no ha sido la misma. Si bien el inventario de nuevas unidades no ha disminuido radicalmente, porque el comprador ha estado tímido en tomar la decisión, estamos esperanzados que con las estrategias de reducción en tasas y ampliación en plazos podamos dar impulso a este segmento.

Pasando a temas generales, ¿los depósitos en los bancos están estables?

Entre enero y agosto de este año los depósitos del público disminuyeron $390 millones, y durante ese mismo período la banca colocó créditos por $1.570 millones de su propia liquidez. Esto fue posible porque nos sobraban recursos y los colocamos, porque somos conscientes de nuestra responsabilidad frente al desarrollo de las diferentes actividades económicas.

José Ricaurte - Revista Clave!

¿Los índices de liquidez siguen positivos?

Continuamos con niveles de liquidez bastante cómodos. Estamos en un momento en el que ha habido un deterioro de empleo importante, un crecimiento del subempleo y del empleo no adecuado, pero somos lo suficientemente fuertes como para actuar en pos de provocar la reactivación que la economía del país necesita.

¿Ha sido un buen año?

Estamos bastante mejor que el año pasado. Esto no incluye solamente resultados, sino también colocación de cartera comercial, productiva y de consumo. Lo que corresponde al sector de la construcción ha tenido un comportamiento menos ágil, y a pesar de que la intención fue mantener los niveles originales, esto no ha sido fácil a causa de la recesión que vive el país.

¿Cómo miras el panorama para el 2018?

Lastimosamente, mucho depende de lo que suceda en la parte política. Sin embargo, en la medida en que el gobierno logre mantener los niveles de financiamiento que logró este año, veríamos que no habría ningún cambio mayor a lo que hemos visto hasta ahora. Claramente, no miramos un crecimiento demasiado fuerte en términos del PIB o de crecimiento en depósitos; no miramos al 2018 como un año de explosión o bonanza; pero tampoco lo miramos tan mal si el gobierno logra conseguir el financiamiento que requiere. La pregunta es, ¿lo va a lograr o no?

Y la respuesta es…

Las condiciones externas del país son buenas comparándolas con el año 2015, cuando, por ejemplo, teníamos un dólar en franco proceso de depreciación, un precio de petróleo cayendo, y una inflación mayor que la norteamericana. Ahora tenemos una inflación menor que la norteamericana, precios de petróleo bastante más estables, y un dólar que más bien se está depreciando. Por todas estas condiciones, el país se ha estabilizado en niveles razonables y, por ello, conseguir financiamiento no tan caro parecería ser más factible.

Hacer Comentario