VALLE DE LOS CHILLOS: DEPORTES DE AVENTURA

El valle de los Chillos, ubicado a 40 minutos de Quito, es un punto medio entre la vida de ciudad, la vida en el campo y las haciendas. Con un clima parecido al de los valles que rodean a Quito, aunque más lluvioso que el resto, el sector es una mezcla entre urbanizaciones de casas rústicas, rodeadas de montañas y verde eucalipto, y casas de campo donde muchas familias van a pasar el fi n de semana. La geografía de Los Chillos y su cercanía a haciendas del cantón Rumiñahui lo han convertido en un lugar preciso para realizar varios deportes de aventura como paseos en bicicleta, canopy, trekking y caminatas en familia por las cascadas. Para Zofi a Morawski quien suele ir a pasar los fines de semana en los Chillos, el clima es mejor
que el de Quito y la cantidad de espacios verdes que rodean a los Chillos lo hace un lugar perfecto. “Cuando vengo a los Chillos, disfruto mucho de la serie de opciones que existen”, explica. “Están el Ilaló, las termas, su paisaje y las haciendas que quedan muy cerca la una de la otra, sin que cada una pierda su carácter completamente distinto”.

Para Jorge Pérez, de Tierra del Volcán, Los Chillos y sus alrededores son una zona que ofrece mucho. “Yo creo que una de las cosas lindas es que vas a encontrar muy buena gastronomía nacional y posibilidades para observadores de la naturaleza”, opina. “La misma geografía te ofrece mucho. Todo lo que es la parte de las montañas,

El volcán Ilaló, rodeado por las parroquias La Merced y Alangasí, es una opción para hacer rekking hasta la cruz en la cima, a una altura de 3.200 metros sobre el nivel del mar. Son muchos los grupos de deportistas que inician en el Ilaló sus entrenamientos para subir a otros volcanes. Desde la cima de este volcán la vista es absolutamente maravillosa. En un día despejado se puede disfrutar de los valles aledaños, así como de otros volcanes de la cordillera, entre ellos, el Pichincha, Cotopaxi, Antisana y Cayambe. Es, sin lugar a dudas, un lugar privilegiado. Además,
está próxima la zona de Molinuco que tiene unaserie de cascadas. El Tingo se caracteriza por la cantidad de fuentes de agua termales.


HACIENDAS CERCANAS A LA ZONA.

La zona que rodea el casco urbano de los Chillos se caracteriza por senderos y cascadas, así como haciendas coloniales como Chillo Jijón y la Merced, aunque no todas están abiertas al público. A 18 kilómetros de Los Chillos se encuentra la hacienda Santa Rita, una reserva de conservación privada, abierta al público desde
el 2002. Jorge Pérez, de Tierra del Volcán, la organización que maneja la hacienda, explica que busca generar nuevos modelos de conservación que sean económicamente sostenibles, como en este caso el turismo de aventura. La hacienda ofrece el canopy, con un sistema de siete cables que van desde 180 hasta 480 metros de extensión, complementadas por una vía ferrata, una especie de escalada en roca, ideal para quien no ha tenido experiencia en este tipo de deporte. En Santa Rita también hay pesca deportiva, senderos para caminatas, bicicleta de
montaña o cabalgatas y zonas de camping con baños con agua caliente y lugares para hacer fogata. “Es un sitio para personas que buscan aventura suave”, estima Pérez. “A quien le guste montar bicicleta éste es el lugar. Las cabalgatas
son fascinantes. El tema del canopy te va a sacar mucho de tu zona de confort, pero es algo que lo puede hacer todo el mundo”.
Además de aventura deportiva, las 500 hectáreas de la hacienda, dedicadas al turismo y la conservación, ofrecen otro tipo de actividades. Está la cascada de Cóndor Machay, con una caída de casi 90 metros, 12 tipos de orquídeas identifi cadas, así como observación de más de 150 especies de aves.
De acuerdo a Pérez, uno de los principales objetivos de Santa Rita es que la gente aprenda la importancia de preservar los bosques interand inos que ya casi no existen. “El 100% de las ciudades andinas utilizan el agua que viene de los páramos. El 30% del agua que utiliza Quito viene directamente de esta zona”, asegura Pérez. “Me
encanta, ahora que soy papá, la idea de que mis nietos puedan algún rato disfrutar de aquellas cosas que yo pude disfrutar. Y no sólo mi familia, sino todo el mundo, utilizando un modelo que ayude a desarrollar el sector y a la vez conservar los recursos”.

En la Antigua Hacienda de San Antonio, a cinco minutos de Los Chillos por la Vía Intervalles hacia el pueblo del Tingo, se encuentra “Agua y Montaña”, otro lugar con varias opciones para realizar deportes de aventura como caminatas por sus bosques nativos de naturaleza andina. Ofrece deportes como fútbol, volley y escalada, así como navegar en botes en su laguna o aprovechar del tobogán de 110 metros de largo. Para Carmen Laso, una de las dueñas de este club de campo, existe un gran potencial para la gente que vive en el valle. “En relación a otros valles, Los Chillos tiene una serie de lugares de distracción familiar. Lugares como Agua y Montaña dan al fin de semana más calidad de vida. Este lugar existe hace ya casi 50 años.

Inicialmente se lo concibió como un balneario y con el tiempo se ha ido enfocando a un lugar de distracción familiar”, cuenta Laso.

DESARROLLO COMERCIAL

El turismo de aventura no es sino un plus a la zona de Los Chillos. “Si no te gusta la aventura tienes una serie de otras opciones”, opina Pérez. “Posiblemente los adolescentes quieren aventura, pero sus padres, más bien comer rico. Con tantas opciones, Los Chillos es una excelente alternativa”. Dentro del Centro Comercial San Luis, se encuentra un tradicional restaurante de comida nacional ecuatoriana, El Café de La Vaca. Su administradora, Natalia Vicente, explica el atractivo de abrir en San Luis. “Esto antes era una hacienda y eso nos gustó mucho”, comenta. “La idea fue
mantener un poco lo mismo que en Machachi. Y esta es una vía muy transitada, es un valle que tiene y va a tener mucho desarrollo ya que cada vez hay más proyectos de vivienda”.

A este lugar van en promedio unas 600 personas durante el fi n de semana, principalmente familias que regresan de hacer deporte y muchos jóvenes.

Aprovechando el desarrollo de la zona, ahora el Café de la Vaca ofrece noches de teatro. “En Los Chillos no había teatros ni dónde ver una obra”, nos cuenta. “Es chévere porque, poco a poco, se ha ido educando la gente en el tema del teatro y ya tenemos clientes que siguen nuestros programas. Ha sido súper lindo ver como la gente ha reaccionado positivamente”.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

En el corazón de Manta

ESTILOS DE VIDA

María José Fernández no concibe su vida lejos del mar. La brisa, el clima cálido, los sabores de la comida costeña y la posibilidad de trasladarse de un lugar...

+ leer más

Desde Quinta Lutecia

ESTILOS DE VIDA

Quiteño por nacimiento, alma y corazón. Ciudadano del mundo por vocación. El Embajador Francisco Carrión Mena es un hombre de formación humanista, que ha representado a Ecuador en varios...

+ leer más

Publicidad

Buscador Inmobiliario

Ediciones Anteriores