Director Ejecutivo del Consejo Ecuatoriano de Edificación Sustentable (CEES)

Centro de Convenciones Bicentenario

El Centro de Convenciones Metropolitano de Quito constituye uno de los proyectos más ambiciosos que desarrolla la ciudad, para proyectarse al futuro como un polo del turismo empresarial a nivel internacional. El proyecto, que finalmente ha iniciado su construcción, está conformado por varios edificios destinados a distintas actividades. Entre ellas, teatro, auditorios, hoteles, plazas y salones para exhibiciones.

La Ordenanza 086 que autoriza su construcción prevé varias etapas de consolidación, las mismas que se encuentran establecidas en el Proyecto Urbanístico Arquitectónico Especial “Centro de Convenciones Metropolitano de la Ciudad de Quito”. La primera de ellas comprende la construcción del edificio para el Centro de Convenciones, plaza y parqueaderos, que será construido en dos fases y ocuparán un área aproximada de tres hectáreas.

El Arq. Rodolfo Rendón, Director Ejecutivo del Consejo Ecuatoriano de Edificación Sustentable (CEES), institución encargada de la dirección y gerenciamiento del proyecto, comparte los detalles con CLAVE!

“El CEES es un organismo sin fines de lucro, constituido por un grupo de 20 instituciones y empresas que promueven y difunden ideas y tecnologías de edificación sustentable en Ecuador, en apoyo y colaboración de otras instituciones que se relacionan con el desarrollo urbano y la construcción civil”, explica el Arq. Rendón antes de dar paso a la entrevista.

Revista Clave! render centro de convenciones

¿El CEES trabajará conjuntamente con el Municipio en la construcción del Centro de Convenciones de Quito?

No, la figura es otra. El Concejo Metropolitano de Quito, en sesión pública extraordinaria, resolvió entregar en comodato a favor del CEES, un área de aproximadamente 30.200m2, que forma parte del inmueble municipal de dominio privado de 10.75 hectáreas, ubicado en el terminal del ex Aeropuerto Internacional Mariscal Sucre. Este terreno será destinado a la ejecución del edificio del Centro de Convenciones, que será construido en dos partes. Solamente la primera está a cargo del CEES y se construirá con los fondos de la donación recibida.

¿Quién donó los fondos para la construcción de esta primera etapa?

Los fondos para el proyecto fueron un aporte de AECON Construction Group Inc., y Airport Development Corporation, que son inversionistas indirectos en Corporación Quiport S.A., empresa que fue concesionaria del actual Aeropuerto Internacional de Quito. Al vender su participación, Quiport comunicó a las autoridades locales sobre su compromiso de dejar un legado a la ciudad, mismo que se materializa a través de una donación monetaria para la construcción de un nuevo centro de convenciones en los terrenos del antiguo aeropuerto.

¿A cuánto asciende la donación?

La donación es de $15 millones. Es una extensión del programa de Responsabilidad Social Corporativa, algo que ellos patrocinaron a lo largo de su permanencia como inversores en el proyecto del Aeropuerto Internacional de Quito. El CEES fue escogido por los donantes para realizar las tareas de dirección y gerenciamiento del proyecto, encargo que se plasmó mediante carta compromiso suscrita el 8 de diciembre de 2015.

¿El CEES es responsable de la administración de los fondos?

Efectivamente. Para un manejo transparente del proyecto y de la administración de sus fondos, el 24 de febrero se estableció un contrato fiduciario con la empresa ANEFI. Paralelamente se estructuró un equipo profesional completo que se encargará de controlar y ejecutar todo lo relacionado con construcción sustentable, aspectos ambientales, y temas de capacitación. La gerencia del proyecto está a cargo del Ing. Jaime Sánchez, y mediante otro concurso se seleccionó y contrató a Romo Consultores como fiscalizadores para la construcción.

¿Cómo se definieron los detalles del proyecto?

El alcance y definición del proyecto se realizó a través de un proceso iterativo que inició con un anteproyecto aprobado por el GAD Municipal de Quito. Desde el 28 de Enero de 2016, se dio una secuencia de reuniones de trabajo en las que indistintamente participaron secretarías municipales, procuraduría municipal, estamentos municipales, proyectistas, asesores, y el CEES. Según lo dispuesto en la ordenanza 086, toda definición fue contrastada con el estudio de factibilidad elaborado por Quito Turismo, y sujeto a consultas con posibles operadores, usuarios y consultores externos. Este proceso culminó en septiembre de 2016 con la definición definitiva del proyecto, que finalmente fue aceptado por Quito Turismo el 21 de diciembre de 2016, estableciendo así la base para la recepción del inmueble materia del comodato.

Centro de Convenciones Quito

¿A quién corresponde el diseño arquitectónico?

La selección del diseño y construcción para la primera fase del proyecto, que es la que nos corresponde, se hizo atendiendo la propuesta hecha por los donantes del dinero para el proyecto: la empresa EKRON, de reconocida experiencia en proyectos de envergadura. Se mantuvieron negociaciones con ellos hasta suscribir el respectivo contrato, bajo la modalidad denominada EPC (engineering, procurement and construction), es decir, comprende el diseño, equipamiento y construcción del proyecto a entregarse llave en mano y a precio fijo. El contrato se encuentra suscrito por las partes con el asesoramiento de la firma PBPLaw, el CEES y Hansen-Holm, a través de sus respectivos funcionarios. Cabe destacar que el proyecto y su equipamiento coincide con lo aprobado por Quito Turismo.

¿Cómo está estructurada la primera fase?

El diseño contempla dos plantas. En la planta baja estará el lobby, con un área aproximada de 1.850m2; dos salones para exhibiciones de 2.480m2 cada uno; dos escaleras eléctricas de 7m de altura que conectan las dos plantas; dos elevadores con capacidad para 20 personas; un montacargas electromecánico con capacidad de 1.000 kilos de carga, y un área destinada a carga y descarga. En la planta alta habrá otro lobby de aproximadamente 1.450m2, más un salón de eventos de 2.450m2, un auditorio para 500 personas y un área de 500m2 con cinco salones para reuniones que podrían subdividirse en diez.

¿Y la segunda fase?

Será gestionada y financiada directamente en forma independiente por Quito Turismo en su calidad de promotor del proyecto. Se hará de acuerdo al alcance, diseño final y planos aprobados por el Municipio del Distrito Metropolitano de Quito. La plaza y parqueaderos, así como la plataforma para la construcción, serán responsabilidad de la EPMMOP.

¿Se han contemplado consideraciones de sostenibilidad y cuidado del ambiente?

Es requisito del comodato, y de las diferentes contrataciones que se han realizado, que el edificio sea sustentable y que esta condición sea certificada a nivel internacional, para lo cual se seleccionó el sistema LEED del United States Green Building Council (USGBC), del cual el CEES es miembro nacional. Ekron ha elaborado todos los diseños arquitectónicos y de ingenierías en base a lo que se ha concertado con el Municipio del DMQ, y estos estudios son analizados por nuestro asesor ambiental para que cumplan las condiciones de certificación LEED.

Revista Clave! - Arq. Rodolfo Rendón

Arq. Rodolfo Rendón. Director ejecutivo del Consejo Ecuatoriano de Edificación Sustentable (CEES)

¿Asesor ambiental?

Con el asesoramiento de Sumac se ha hecho el seguimiento del desarrollo de los diversos diseños, se han ejecutado modelaciones de la carga energética, y el proyecto como tal fue ya inscrito internacionalmente en el GBCI en donde se sigue el trámite que terminará con la certificación al final de la construcción. Los diseños están concluidos y se han presentado para aprobación por parte de la Secretaría de Territorio, Hábitat y Vivienda del Municipio para la obtención del permiso de construcción. Las obras preliminares están iniciadas. Se espera que tanto la Fase II que será ejecutada por Quito Turismo, y la operación del Centro de Convenciones, se enmarquen dentro de los lineamientos que existen mundialmente para este tipo de proyectos.

¿Es la primera vez que en el país se construye un edificio público que persigue la certificación LEED?

Así es, y de hecho, uno de los principales objetivos del proyecto es provocar un efecto demostrativo que sirva de ejemplo sobre otras iniciativas similares en edificios públicos del país. Hay que aprovechar el hecho no muy común de contar con un edificio público que está siendo diseñado y construido bajo principios de sustentabilidad. Esta experiencia tendrá un efecto multiplicador a través de eventos de capacitación que, a nivel de post grado, están siendo organizados por el CEES en conjunto con universidades de la ciudad.

¿Marcando el paso hacia la construcción sustentable?

Se espera que el edificio sea un multiplicador de conocimiento sobre el diseño y construcción ecológicos, que aspiramos se convierta en práctica común en nuestro medio. Se impartirán cursos que tendrán contenido teórico, pero además habrá una sección práctica que se plasmará con visitas mensuales a la edificación, para entender y comprobar cómo se va desarrollando esta edificación sustentable, cómo se van afrontando las actividades, y cómo se desarrollan los diversos diseños que previamente se han establecido.

¿Qué motivó al CEES a aceptar este reto?

Vemos como una valiosa oportunidad para demostrar que es factible construir cualquier edificio bajo conceptos y prácticas de edificación sustentable, sea privado o público, y especialmente público, y probar que su costo no solamente que no será mayor al de hacerlo bajo métodos heterodoxos, sino que su operación definitivamente presenta ahorros a largo plazo que justifican esta orientación. Firmemente creemos que el desarrollo urbano y sus edificaciones deben ser sustentables, y por lo tanto inteligentes y resilientes, en beneficio de sus habitantes y del planeta tierra.

¿Esa es su visión?

El CEES pretende influir en la forma de concebir, diseñar, construir y comercializar sustentablemente todos los elementos que hacen parte de la actividad de la edificación que, en su forma actual, es uno de los mayores contribuyentes al cambio climático. El área de la construcción, a la que se le atribuye aproximadamente un 28% de causa y origen del problema, es una de las actividades que requieren la mayor atención y responsabilidad de parte de los profesionales relacionados con este sector. Es nuestra obligación contribuir a la solución de este problema.

Hacer Comentario