Paradigma del desarrollo urbano

Por: Equipo de Investigación CLAVE!

La nueva agenda urbana (NAU) es un documento que será aceptado durante la conferencia de Naciones Unidas sobre vivienda y desarrollo urbano sostenible, HABITAT III, entre el 17 y 20 de octubre 2016 en la ciudad de Quito, Ecuador, Este documento pretende proponer un nuevo paradigma de desarrollo urbano, en el que se plantea que las ciudades sean el motor del desarrollo sostenible en su tres ejes integradores e indivisibles: social, económico y ambiental.

La NAU en respuesta a los desafíos de la urbanización:

Según un reporte de Naciones Unidas, en 1950, a nivel mundial, tres de cada diez personas vivía en zonas urbanas. En 2014, esa cifra subió a más de cinco y se prevé que para el 2050 llegue a casi siete. Esto indica que el mundo se ha urbanizado y seguirá urbanizándose, siendo éste uno de los procesos de cambio más transformadores y significativos del Siglo XXI.

Pero ¿qué significa un mundo urbanizado? En términos generales, esto significa que cada vez más la gente deja de vivir en zonas rurales –campo- para vivir en zonas urbanas -ciudad-. Esta migración campo–ciudad ha generado importantes desafíos en el mundo entero en términos económicos, sociales, culturales y ambientales, tales como la pobreza, la contaminación ambiental, la falta de oportunidades, la violación de derechos humanos, entre muchos otros.

Sin embargo, la urbanización puede convertirse en una oportunidad y en el motor para alcanzar el desarrollo urbano sostenible. En este contexto, la Nueva Agenda Urbana será un documento de política urbana que propone establecer un nuevo paradigma en donde los centros urbanos son una oportunidad para el desarrollo.

Proceso de construcción de la Nueva Agenda Urbana

La Nueva Agenda Urbana responde a un proceso preparatorio de casi dos años. Este proceso ha sido de participación, de consultas y de negociaciones diplomáticas entre los 193 Estados miembros de Naciones Unidas, gobiernos sub-nacionales, gobiernos locales, parlamentarios, sociedad civil, indígenas y comunidades locales, sector privado, profesionales y expertos, comunidad científica y académica, y otros grupos de interés (stakeholders).

Durante el proceso preparatorio se construyó el borrador de la Nueva Agenda Urbana, documento que llegará a HÁBITAT III para su adopción. En la primera etapa de este proceso se desarrollaron reportes nacionales de los países miembros de Naciones Unidas, regionales y un reporte global.

Asimismo, se elaboraron 22 documentos temáticos (Issue Papers) que respondieron a contenidos relacionados a las áreas de cohesión social y equidad –ciudades habitables–, legislación urbana, desarrollo territorial, servicios básicos y economía, y vivienda urbana. Estos documentos fueron elaborados por el Equipo de Trabajo de las agencias de las Naciones Unidas (United Nations Task Team). Adicionalmente, se redactaron 10 documentos de política (Policy Units) elaborados por más de 200 expertos y 20 organizaciones. Estos documentos han servido como base teórica para la construcción de la NAU.

Durante el proceso preparatorio se desarrollaron reuniones regionales (Asia – El Pacífico; Europa –Norteamérica; África y Latinoamérica – El Caribe) en las que se analizó la situación actual respecto al desarrollo urbano de cada región y sus necesidades. Paralelamente se realizaron reuniones temáticas alrededor de todo el mundo, que abordaron contenidos sobre participación ciudadana, áreas metropolitanas, ciudades intermedias (realizado en Cuenca, Ecuador 2015), ciudad y energía sustentable, financiamiento para el desarrollo urbano, espacios púbicos y asentamientos informales. En estos encuentros se redactaron informes que permitieron tener una lectura nacional, regional y global sobre el desarrollo urbano, sus desafíos y oportunidades para la construcción del borrador de la Nueva Agenda Urbana.

Además, durante el proceso preparatorio varias organizaciones y grupos de interés aportaron en la construcción del borrador de la NAU, entre éstas se encuentra la Asamblea General de Socios Aliados (General Assembly of Partners), la Campaña Urbana Mundial (World Urban Campaign), los Foros Urbanos Nacionales de cada Estado (National Urban Forum), las publicaciones académicas de carácter urbano (Urban Journalism Academies) y la sociedad civil que participó de forma directa a través del Foro en línea de HÁBITAT III.

El proceso preparatorio de HABITAT III ha tenido una duración de dos años y desde el pasado 6 de mayo el mundo entero contó con el primer borrador de la Nueva Agenda Urbana, denominado “Zero Draft”.

A partir de esa fecha se han realizado varias reuniones de negoción sobre este documento.

El primer ciclo de negociaciones (Intersessional Process) tuvo como resultado un segundo escrito denominado: Borrador de la NAU (Draft of the NUA), publicado el 18 de julio de 2016. Posteriormente, como resultado de las negociaciones del último Comité Preparatorio (PrepCom3) de HÁBITAT III, realizado en Indonesia, se redactó la penúltima versión del documento           denominado: borrador Surabaya de la NAU (Surabaya Draft of the NUA), publicada el 28 de julio de 2016.

Finalmente, el pasado 10 de septiembre se publicó la última versión del escrito denominado: borrador Acordado de la NAU (Agreed Draft of the NUA), mismo que dio fin a los procesos de negociación y que será discutido por los jefes de Estado de los países miembros de Naciones Unidas durante HABITAT III, previo a su adopción.

La propuesta de la NAU para alcanzar el desarrollo urbano sostenible

El borrador de la NAU es un documento formado por dos partes. La primera corresponde a la “Declaración de Quito sobre ciudades sostenibles y asentamientos humanos para todos” en donde se expone la visión, los principios y compromisos que los Estados miembros de Naciones Unidas adoptarán en HABITAT III. La segunda parte corresponde al “Plan de implementación de la Nueva Agenda Urbana”, que incluye los compromisos transformadores, la implementación efectiva y seguimiento, y revisión de la NAU.

La Declaración de Quito sobre ciudades sostenibles principalmente se enfoca en alcanzar, entre otros:

  • Ciudades que sean para todos y donde se aplique el concepto de Derecho a la ciudad.
  • Ciudades que sean incluyentes y libres de cualquier tipo de discriminación.
  • Ciudades que promuevan y aseguren el derecho a una vivienda adecuada.
  • Ciudades que sean resilientes frente a desastres naturales u ocasionados por el hombre.
  • Ciudades que protejan su medio ambiente.
  • Ciudades que generen sentido de pertenencia.
  • Ciudades donde las mujeres puedan empoderarse de ellas.
  • Ciudades capaces de afrontar los desafíos del crecimiento urbano.
  • Ciudades que cumplan con la función social del suelo.
  • Ciudades que sean un motor económico y productivo.
  • Ciudades que apuesten por la planificación urbana.
  • Ciudades que promocionen sistemas de movilidad urbana sostenible.

Por otro lado, los compromisos transformadores del Plan de implementación de la Nueva Agenda Urbana hacen un llamado a generar ciudades en que no se deje a nadie atrás (Leave no one behind) y donde la inclusión social y la erradicación de la pobreza sean una prioridad; donde la prosperidad urbana sea sostenible e inclusiva con oportunidades para todos; y donde se alcance la sostenibilidad ambiental y la resiliencia en las ciudades.

Finalmente, la implementación efectiva del Plan indica que para alcanzar un desarrollo urbano sostenible es fundamental la construcción de una estructura de gobernanza urbana en donde los gobiernos locales sean los mayores responsables. Para la implementación efectiva de la NAU los Estados miembros de Naciones Unidas apuestan a la planificación y gestión del territorio como medios de implementación.

La Nueva Agenda Urbana será un documento base con lineamientos sobre política urbana para alcanzar el desarrollo urbano sostenible. Este documento apuesta por cambiar el paradigma actual sobre la urbanización y plantea que ésta puede ser el motor de desarrollo y generación de riqueza para sus habitantes. Además, manifiesta que se puede lograr el desarrollo económico, la inclusión social y un positivo impacto ambiental en las ciudades a través de la forma urbana, utilizando correctamente herramientas como la planificación y el diseño urbano.

Finalmente, la NAU propone que para garantizar la participación de los actores a través de sus áreas de acción (políticas urbanas naciones, legislación urbana, planificación – diseño urbano, economía urbana – financiamiento municipal y planificación territorial) la gobernanza de las ciudades debe tener un enfoque integrador, transversal y multinivel en la gestión de sus autoridades.

Hacer Comentario