Por Caridad Vela

Aunar esfuerzos después de una catástrofe como la que Ecuador vivió hace algo más de un mes es lo propio, surge casi por instinto. Hacerlo de manera estructurada y planificada, con urgencia pero considerando el largo plazo, es estratégico.

Varias iniciativas se dan a diestra y siniestra, todas dignas de apoyo pero demasiadas para dar cuenta de ellas. En esta edición identificamos dos proyectos que tienen como común denominador a Ricardo Dueñas al frente de la organización. La Feria de Reconstrucción, que involucra a un grupo de importantes empresarios privados que toman la posta para organizar este evento de ayuda a los damnificados; y la campaña Consume Esmeraldas, Consume Manabí, que la gestionan las empresas de Grupo Ekos. Ricardo nos cuenta de qué se tratan.

¿Cuál es el concepto de la Feria de Reconstrucción?

El terremoto del 16 de abril afectó principalmente a Manabí y Esmeraldas. Mucha gente perdió sus hogares, y eso es particularmente evidente para las empresas que tienen sus sedes en esa zona, y también para las de alcance nacional que tienen influencia en esas provincias, pues son sus colaboradores los que hoy no tienen un techo para vivir con sus familias. El criterio más urgente es actuar con apoyos para que reconstruyan sus viviendas.

¿Cuál es la propuesta?

Se ha previsto realizar la Feria de Reconstrucción en Manabí a mediados del mes de Junio. Es una iniciativa en la que están comprometidas instituciones gubernamentales, como el Ministerio de Desarrollo Urbano y Vivienda, el Ministerio Coordinador del Desarrollo Económico; y también empresas privadas de la categoría de Supermaxi, La Fabril, Grupo Deller, General Motors, Ales, Nirsa, y muchas más, cuya fuerza de generación de la cadena de valor está centrada en esa provincia.

¿La idea es aportar para le reconstrucción de viviendas de la gente afectada?

La catástrofe que hemos vivido a consecuencia de un desastre natural nos lleva a actuar ágilmente en el tema de reconstrucción, pero no debemos dejar de lado el análisis de qué es lo que debemos hacer frente a los desafíos de la naturaleza, ante los cuales no estamos exentos. Por ejemplo, determinar las características anti sísmicas que se deben observar en la construcción, considerar el clima del lugar donde se construirá, el tipo de suelo, los materiales que se usan, etc., para determinar cuáles son los apropiados y los que mejor reaccionarían ante un terremoto. También hay un tema de pobreza a considerar, porque hay gente que enfrenta de cualquier manera la necesidad de tener vivienda y no cumple las normativas, y por ello se requiere de un proceso educativo, con el fin de alertarlos del inminente riesgo que están asumiendo.

¿Quiénes estarán presentes en la Feria de Reconstrucción?

Los actores clave para reconstrucción de vivienda. Fundamentalmente necesitamos la presencia de la banca pública y privada, con soluciones estructuradas para crédito al constructor y para el comprador de vivienda. Lo ideal sería lograr una alianza entre los bancos y las empresas que dan trabajo a las personas que perdieron sus hogares, pues son los que mejor conocen su situación económica. Juntos podrían crear el mecanismo para conceder créditos favorables, indexando un nivel de descuento que se podría hacer al trabajador directamente de su remuneración, considerando plazos y escalas reales relacionadas con el monto de ingresos. Este proceso requiere de creatividad técnicamente estructurada para que las tablas de amortización estén acordes a la capacidad de pago de cada individuo.

¿Proveedores de materiales para construcción?

Existe un gran brazo solidario de empresas desde diferentes frentes, cuya colaboración se da a nivel de importantes descuentos en el precio de venta de diversos productos. Hay consciencia de que no se puede lucrar de la desgracia ajena, ni aprovechar la vulnerabilidad que existe. Quienes estamos involucrados en la coordinación y ejecución de la feria lo estamos haciendo sin ninguna expectativa de ganancia. Incluso los medios de comunicación están aportando para hacer pública esta iniciativa. Sin embargo, hay muchos temas que deben concretarse para cumplir los objetivos que perseguimos, y dependerá de que la colaboración ofrecida se materialice.

_MG_0385

Ricardo Dueñas Novoa

Pero la reconstrucción no requiere solamente de buena voluntad, se necesitan permisos, aprobaciones y otros trámites que impiden que la gestión sea inmediata…

Este problema fue tratado con los ministerios del ramo. El Estado está dispuesto a apoyar incondicionalmente para agilitar los trámites en relación a obras que deben construirse en las zonas afectadas. Se ha designado Lorena Tapia, ex Ministra de Ambiente, para que maneje toda la tramitología, justamente para determinar la forma emergente y expedita para los permisos, y que se den con la diligencia necesaria. La Arq. María de los Ángeles Duarte ha ordenado un estudio de suelos para determinar cuáles son apropiados para construir, porque ese es otro de los grandes problemas que este desastre evidenció.

También se requerirá definir terrenos para la reconstrucción…

Para los casos de relocalización a los damnificados se espera el apoyo de los municipios y otros organismos del Estado que tienen terrenos disponibles. De igual forma, la empresa privada podrá aportar probablemente con precios simbólicos a tierras sin uso que pudiesen tener. Paralelamente, hay que encontrar el mecanismo más rápido para gestionar estas donaciones o transferencias de dominio, identificando el vehículo legal apropiado para hacerlo.

¿Están invitados los promotores inmobiliarios que tienen proyectos en la zona?

Por supuesto. Existe oferta, y existen mecanismos y empresas que estarían dispuestas a desarrollar rápidamente planes atractivos para este tipo de situaciones. La banca pública y privada también se hará presente, no hay que olvidarse que miles de sus clientes están en las zonas afectadas, y que se generarán grandes volúmenes de necesidad de crédito a ser satisfechas. Mutualista Pichincha, por ejemplo, ha puesto sus mecanismos de crédito hipotecario a las órdenes para empujar este proyecto.

¿Qué hace falta?

Si logramos unir estas buenas voluntades y a los actores que deben estar presentes; si logramos dinamizar la tramitología e integramos la capacidad de espacio que se necesita para el proyecto, pienso que esta Feria tiene altas probabilidades de cumplir los desafíos planteados. Es necesario resaltar que estamos haciendo un gran frente para enfrentar esta exposición en la que, si bien es cierto que Ekos apoyará con la parte logística, es un importante grupo promotor que junta fortalezas para sacar adelante una feria solidaria para reconstrucción de vivienda.

Además de esto, Ekos de manera independiente está organizando otra campaña para apoyar a los damnificados. ¿De qué se trata?

La campaña se denomina Consume Esmeraldas, Consume Manabí, y lo que hemos determinado es la necesidad de generar ayuda que dé sostenibilidad en el largo plazo a la vida en esas zonas. Cuando sucede una crisis los medios no cesan de informar y todos nos volcamos a ayudar, pero a medida que pasan los días se desvanece ese foco de atención e inmediatamente baja el apoyo del voluntariado. Es ahí cuando empiezan los reales problemas, y es cuando se requiere de ayuda sustentable.

¿A qué te refieres?

En Grupo Ekos encontramos un mecanismo inverso de apoyo. Es decir, en lugar de provocar que los ecuatorianos vayamos a las zonas afectadas, cuya capacidad instalada no está al tope de funcionamiento, hemos trabajado en determinar productos elaborados en Manabí y Esmeraldas para traerlos a las zonas de alto consumo en el resto del país, con una campaña que fomente su compra y motive la solidaridad con la tragedia.

¿Qué tipo de productos?

Hay muchísimos. Por ejemplo, sal prieta, café, cacao, sombreros de Montecristi y una infinidad de artesanías. Hemos diseñado puntos de compra para estos productos en distintos lugares, como supermercados y centros comerciales entre otros, y estamos moviéndonos rápidamente para hacer la tramitología de registros sanitarios en los casos necesarios. Afortunadamente contamos con el desinteresado apoyo de empresarios que nos han cedido espacios sin costo, en locales de alto tráfico para colocar estos puntos de venta.

¿El objetivo?

Queremos que esa virtud de generosidad que tenemos los ecuatorianos nos lleve a consumir productos en estos puntos de venta que no tienen finalidad de lucro, y cuya única finalidad es apoyar la rehabilitación de la economía de las zonas afectadas. En la Feria Me Sabe, que es el festival de comida popular que organiza Ekos en el Centro de Exposiciones Quito, tendremos un gran espacio de consumo solidario con un maravilloso despliegue de estos productos.

Hacer Comentario