Internacional
Ciudades + inteligentes

Por: José Mena G.

Songdo IBD - First World Towers - Credits Jae Sung E

A principios de los años noventa muchos urbanistas y sociólogos especularon sobre el fin de las ciudades. Hace quince años la visión general era que los medios digitales e Internet habían eliminado las distancias y por tanto eliminarían también las urbes. Las ciudades nunca han prosperado tanto como lo han hecho en las últimas décadas: nuestro planeta ahora se ha embarcado en el camino de la urbanización y se espera que este proceso continúe y crezca en los próximos años con un impacto importante en la economía y el desarrollo social.

 

La perspectiva describe los beneficios que se derivan de las entidades públicas y privadas para la adopción de una estrategia de “Ciudad Inteligente”: el aumento de la competitividad de una región, la mejora de su sistema de transporte, tecnologías de la información y la comunicación; y los recursos naturales, capital humano y social, calidad de vida, y la participación de los ciudadanos en el gobierno de la ciudad. Se están produciendo profundos cambios en nuestros territorios, y el siglo XXI está llamado a ser el siglo de las ciudades.

 

El concepto de smart city surgió hace dos décadas para tratar los problemas de sostenibilidad que se centraban fundamentalmente en la eficiencia energética y en la reducción de las emisiones de carbono urbanas. El funcionamiento de las ciudades se basa en seis sistemas esenciales compuestos por diferentes redes, infraestructuras y entornos relacionados con sus funciones clave: personas, empresas, transporte, comunicaciones, agua y energía.

En lo que se refiere a las personas hablamos de áreas como seguridad, salud y educación, esenciales para garantizar la calidad de vida de sus ciudadanos. Por su parte, el sistema empresarial de la ciudad es aquel relacionado con el entorno en el que operan los negocios en términos de políticas y normativas aplicables, donde tanto las personas como las empresas se benefician de sus sistemas de transporte y comunicaciones. Y, por último, las ciudades son responsables de la gestión de dos recursos básicos necesarios para toda actividad económica y social: agua y energía. Se estima que en la actualidad las ciudades son responsables del gasto del 75% de la energía mundial y generan el 80% de los gases responsables del efecto invernadero.

graphic concept 03 - continents in boroughs

Las ciudades inteligentes representan una oportunidad de crecimiento sostenible. Gracias a la omnipresencia de las nuevas tecnologías, hoy es posible informatizar, interconectar y dotar de inteligencia a los sistemas básicos de la ciudad. Grandes ciudades de todo el mundo están comenzando a utilizar sistemas inteligentes, como el proyecto de gestión avanzada del agua de SmartBay, en Galway – Irlanda, el sistema de transporte Symphony, en Singapur, o la iniciativa Wired City de Songdo.

En Corea del Sur emerge Songdo – Distrito de Negocios Internacionales (Songdo IBD) que es una ciudad $35.000 millones, inteligente y sostenible, que está estableciendo nuevos puntos de referencia para el desarrollo urbano. Metrópoli próspera que hoy es el resultado de una asociación público-privada de largo plazo, que desde el 2001 ha llevado a cabo el desarrollo de Songdo IBD, desde la planificación general inicial y la implementación de infraestructura de avanzada para el diseño y el desarrollo en fases posteriores, hasta la revitalización de la ciudad.

Desarrollada en 6km2 a lo largo de la costa de Incheon, está diseñada en torno a las personas que ahí viven y trabajan. Songdo IBD es un modelo de desarrollo sostenible para la ciudad a gran escala. Es uno de los más importantes referentes en desarrollo verde de Asia, y se ha establecido como líder mundial en certificación LEED (Liderazgo en Energía y Diseño Ambiental). Cuenta con 118 edificios y más de 2 millones de m2 de espacio, incluyendo la primera sala de exposiciones con certificación LEED en Asia (Centro de Convenciones Convensia); la primera torre residencial con certificación LEED en Corea (Central Park I); el primer hotel con certificación LEED en Corea (Sheraton Incheon); y la primera escuela con certificación LEED en Corea (Escuela Internacional Chadwick).

Songdo IBD - Torre NEATT y Central Park Canal

Songdo también cuenta con uno de los sistemas de recolección neumática de residuos más grandes del mundo, evitando la necesidad de camiones de basura. Impresionante para cualquier entorno urbano, pero sobre todo en Asia, donde el reciclaje de agua en toda la ciudad alcanzará el 40% y el reciclaje de residuos el 76% para el año 2020. Songdo IBD se compone de 40% de espacio verde y es una ciudad peatonal, a la vez que ofrece un sistema de primer orden de transporte público como autobuses, metros, una nueva autopista a Seúl, taxis acuáticos, y una red de 148km de carriles para bicicleta.

¡La ciudad en tiempo real es un hecho! El creciente despliegue de sensores y la electrónica en los últimos años está permitiendo una nueva aproximación al estudio del entorno construido. La forma para describir y comprender las ciudades se está transformando radicalmente, junto con las herramientas que se utiliza para diseñar, y el impacto que se tendrá en su estructura física. El estudio de estos cambios desde un punto de vista crítico y anticipándose a ellas es la meta «SENSEable city lab”, una nueva iniciativa de investigación en el Instituto de Tecnología de Massachusetts – MIT.

El Laboratorio de Ciudad del MIT “Senseable” tiene como objetivo investigar y anticipar cómo las tecnologías digitales están cambiando la manera de vivir y sus implicaciones en la escala urbana. El Director Carlo Ratti fundó el Senseable City Lab en 2004, dentro del Departamento de Estudios Urbanos y Planificación, y con colaboración del Laboratorio de Medios del MIT. La misión del laboratorio afirma que busca intervenir de manera creativa investigando la interfaz entre las personas, las tecnologías y la ciudad.

graphic concept 03 - continents in boroughs

El proyecto que da lectura del enlace a través de las telecomunicaciones, y de las relaciones entre ciudades de todo el mundo con una metrópoli, es New York Talk Exchange, que señala: “La ciudad que nunca duerme tampoco para de hablar”. Este proyecto ilustra el intercambio global de información en tiempo real, mediante la visualización de volúmenes de comunicaciones de larga distancia e IP (Protocolo de Internet) de datos, que fluye entre Nueva York y ciudades de todo el mundo, en una era de la información donde las telecomunicaciones a través de internet y los usuarios se unen vía telefónica, a través del espacio, excluyendo las limitaciones de la distancia.

Para revelar las relaciones que los neoyorquinos tienen con el resto del mundo, New York Talk Exchange pregunta: ¿De qué manera la ciudad de Nueva York se conecta con otras ciudades? ¿Con qué ciudades no tiene lazos fuertes y cómo cambiar estas relaciones con el tiempo? ¿Cómo funciona el resto del mundo y cómo influye a los barrios de Nueva York? Según la imagen “El mundo en Nueva York”, las ciudades ecuatorianas de Quevedo y Cuenca tienen una gran relación con la Gran Manzana dentro del barrio de Flushing en Queens, que es el barrio multicultural más grande del mundo.

Otro proyecto que presenta Senseable City Lab que relaciona a los ciudadanos con la movilidad es la Rueda de Copenhague, descrita como inteligente, sensible y elegante. La Rueda de Copenhague es un nuevo emblema para la movilidad urbana. Esta transforma bicicletas ordinarias en bicicletas eléctricas híbridas que también funcionan como unidades de detección móviles. La Rueda de Copenhague permite capturar la energía disipada durante el pedaleo y el frenado, y guarda energía para cuando se necesita un poco de impulso. También determina los niveles de contaminación, la congestión del tráfico, y sus condiciones en tiempo real. Controlada a través de su teléfono inteligente, la Rueda de Copenhague se convierte en una extensión natural de la vida cotidiana. Se puede utilizar el teléfono para desbloquear y bloquear el motor, cambiar de marcha y seleccionar la cantidad de ayuda que se requiere del motor.

A medida que circula, la unidad de detección de la rueda también está capturando el nivel de esfuerzo y la información sobre sus alrededores, incluido el estado de las carreteras, monóxido de carbono, el ruido, la temperatura ambiente y la humedad relativa. Se puede acceder a estos datos a través del teléfono o en la web, y se utiliza para planificar rutas en bicicleta más saludables, para lograr metas de ejercicio, o para reunirse con amigos en el camino. También se puede compartir datos con la ciudad contribuyendo a una base de datos, convirtiéndose en un proveedor de información ambiental de la que todos podemos beneficiarnos.

Songdo IBD - Centro de Convensiones Convensia

El proceso de urbanización implica que las ciudades tienen cada vez más control político y económico sobre su propio desarrollo. La monitorización e interconexión de los sistemas sobre los que se asientan les otorga una capacidad tecnológica sin precedentes. Sin embargo, las grandes urbes deben afrontar de una forma holística los retos y amenazas a su sostenibilidad, tanto en la gestión de infraestructuras críticas como transporte, agua, energía o comunicaciones, como en la prestación de servicios a empresas y ciudadanos. Para aprovechar las oportunidades y garantizar un crecimiento sostenible, las ciudades tienen que aprender a ser “más inteligentes”.

Hacer Comentario