Por: María Cárdenas R.
mayo – junio 2011
final_2011055094051

Jorge Espinosa

¿Un poco de historia?

Esta casa está llena de historia y fue un triunfo el poder lograr la aprobación, en ese entonces del FONSAL, ente controlador del patrimonio quiteño, para proseguir con la reconstrucción. La casa fue construida originalmente por Domingo Cordovez Ricaurte y su señora Mercedes Bustamante Cevallos, buscando replicar el Palacio Melgar de Lima, donde la familia estuvo desterrada en la época del general Alfaro.

¿De ahí vino el diseño arquitectónico?

A su vuelta, junto con sus memorias llegaron los planos base de esta mansión. Dicen que el arquitecto italiano Giacomo Radiconcini quie construyó el Teatro Capitol a pocos pasos, sería el responsable de la construcción en si, aplicando nociones de estética, funcionalidad y ornamentación en boga entre los económicamente pudientes de la ciudad. Finalmente en 1930 la mansión la compra Carlos Mercado Matheus quien sería el responsable de la imparable vida social que aquí se llevara a cabo junto a su esposa Angelita de Mercado.

¿Qué lo llevó a comprar este palacio?

La Mansión del Ángel como hotel boutique ya existía en la zona de La Mariscal y decidí moverla ante la oportunidad de comprar esta estructura histórica y bella a la vez. Estuvo muchos años en venta, pero la zona en ese entonces no prestaba seguridad, un tema en el cual he seguido trabajando desde nuestra llegada, junto a la comunidad y a la policía.

¿Cuénteme de su pasión por la hotelería?

Estudié en Alemania administración y Diseño de Hoteles, entonces tanto La Mirage, que también es de mi propiedad como este hotel, son proyectos completos. Comienzo siempre con un estudio de mercado para concebir los proyectos, analizando lo que el tipo de huéspedes busca en un hotel de esta categoría. Todas las cosas, hasta los adornos, tienen una razón de ser y se relacionan con el perfil del turista que nos visita.

¿Hace cuánto tiempo existe La Mirage, en Cotacachi?

Inicié La Mirage hace 25 años. Ese hotel es parte del mundialmente conocido grupo de hoteles Relais & Chateaux y espero que La Mansión del Ángel también sea aceptado a ser parte de esta comunidad hotelera. Enviaremos la aplicación en cuanto el tiempo de funcionamiento nos lo permita.

¿Relais & Chateaux?

Este grupo está conformado por hoteleros pequeños. Se originó en Francia después de la Segunda Guerra Mundial. No es considerada una cadena hotelera porque, entre otras cosas, no nos ceñimos a estándares en decoración que es una de las características de las cadenas. Estamos unidos por la calidad de nuestros servicios y la exclusiva atención a nuestros clientes.

FACHADA_2011054103005

¿Hay otros hoteles en Ecuador que sean parte de esta comunidad hotelera?

No. La Mirage sigue siendo el único en el Ecuador, pero en Sur América si hay otros hoteles que han sido admitidos en este grupo.

¿La Mansión del Ángel tiene calificaciones internacionales?

Todos quienes hacemos La Mansión del Ángel estamos muy orgullosos porque hemos alcanzado el primer sitial, somos es el número uno en el Trip Advisor, una guía que califica los hoteles por su carácter, su comodidad, entre otros detalles importantes. Eso es precisamente lo que nosotros ofrecemos aquí y no descuidamos detalles. No somos competencia de los grandes hoteles que existen en Quito porque evidentemente estamos en una categoría diferente, difícil de comparar por las claras diferencias. Sin embargo, estamos entre los 94 hoteles que existen en Quito, contados entre grandes cadenas y hoteles más pequeños.

MANSION_DEL_ANGEL7_2011055100435MANSION_DEL_ANGEL30_2011055100518

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

MANSION_DEL_ANGEL6_2011055101038

¿Qué factor fue determinante para lograr ese primer puesto en el Trip Advisor?

Además de nuestra calidad en servicios, tenemos detalles diferenciadores que imprimen un sello personal en el hotel y que es percibido por nuestros huéspedes. Empezamos por entender la casa, investigar su historia, revivir momentos que aquí se vivieron. Con todo esto en mente, impregnamos un estilo de vida para nuestros huéspedes a través del cual se siente el pasado a la vez que se vive el presente. De aquí hacia el sur está el Centro Histórico. Hacia el norte, el Quito moderno, y a veinte pasos el emblemático Parque La Alameda. Otro factor importante y muy valorado es el cuidado que hemos tenido incluso en temas estructurales y arquitectónicos en los que hemos sido muy prolijos para no alejarnos de la época original y del estilo de vida, lleno de lujos, que aquí se vivió cuando la mansión pertenecía a la señora Angelita Mercado. La estructura de la casa fue marcada por ese estilo de vida. Los aposentos de los dueños estaban en el segundo nivel, y el personal de servicio estaba abajo, se conectaban por la escalera de servicio que nos sirvió en el tema de seguridad en incendios y otros.

¿Qué caracteriza al servicio en Mansión del Ángel?

Una política de atención al cliente que se fundamenta en las famosas “C” en hotelería. Brindamos Calma a nuestros huéspedes en ambientes relajados que invitan a ser disfrutados. Nuestra Cocina es espectacular. Mansión del Ángel es un hotel boutique que tiene Carácter fundamentado en el definido estilo de sus ambientes y en que su arquitectura es el fiel reflejo de una época. El “Charme” se percibe en todos los objetos decorativos que lo adornan, definen los espacios y trasladan a nuestros huéspedes a épocas anteriores.

¿La estructura, como tal, no está tocada?

No, pasamos todas las pruebas de patrimonio histórico lo cual implica que no se puede tocar nada, ni en la fachada ni en los interiores. Esta mansión fue intervenida una vez por el FONSAL y en estos trabajos se reforzó el techo y la escalera, básicamente por temas de seguridad. Nuestras instalaciones están equipadas con todas las amenidades de la época moderna. Tenemos Wi-fi en todo el hotel, a excepción de ciertas habitaciones que por el grosor de las paredes originales no reciben la señal.

MANSION_DEL_ANGEL29_2011055101424

MANSION_DEL_ANGEL17_2011055101531

¿Cuántas habitaciones tiene el hotel?

Son exclusivamente 15 suites con salón incorporado y baños amplios con todos los servicios. Los salones se mantienen tal como eran para recrear la idea de las grandes fiestas que se daban en la época de oro de esta casa. La habitación que la señora Mercado ocupó al final de sus días, cuando por su edad tuvo que trasladarse al segundo piso, está intacta. La casa tiene todas las comodidades típicas de las que disfrutaba una familia de este estrato social. Siete habitaciones tienen chimeneas que, lamentablemente, no se pueden encender por normas de seguridad impuestas por el Cuerpo de Bomberos. Todas tienen camas similares a las originales con toldos que cuelgan sobre ellas. Las chimeneas se han mantenido como parte de la decoración original, pero su efecto en la temperatura del ambiente ha sido reemplazado por bolsas de agua caliente en las noches y calentadores eléctricos. Estamos haciendo estudios para ver la factibilidad de encenderlas con fuel biodegradable. Podría ser la solución.

¿Qué arquitecto estuvo a cargo de la remodelación?

El arquitecto Jorge Moncayo estuvo a cargo de la obra física y la decoración la realicé yo en base a ciertos elementos que ya teníamos en el hotel de La Mariscal. Adicionalmente incorporamos otros elementos nuevos que se deben al estilo propio que buscamos recrear.

Muchos objetos son artesanales, hechos en San Antonio de Ibarra, hay lámparas de Baccarat y otras arañas de cristal. Lo que es ropa de cama y amenidades son de la mejor categoría de lo que hay en el mercado. Si bien Mansión del Ángel y La Mirage son totalmente distintos, en los dos hoteles ofrecemos servicios e instalaciones de primera categoría.

¿Algunos servicios especiales?

Por las tardes, a la famosa hora del té según la costumbre inglesa, ofrecemos este servicio a nuestros huéspedes y también a visitantes que no se hospedan en el hotel pero que disfrutan de ambientes exclusivos y distintos que los trasladan a revivir una época muy romántica. Entre nuestros más asiduos visitantes están amistades relacionadas con los antiguos dueños que disfrutan de tardes llenas de nostalgia y recuerdos. Por la noche ofrecemos la cena, un servicio del pequeño bistró donde el menú no es amplio pero sí de alta cocina. La iluminación es a base de velas. El plato que más gusta es la corvina del pacífico.

¿Como en La Mirage, aquí también tienen un Spa?

Tenemos como plan a futuro crear un pequeño spa para brindar el mismo servicio que en su hotel hermano. Haremos énfasis en el chocolate como en todo el hotel en el que, desde la entrada hemos logrado un aroma de chocolate y trabajamos con una chocolatería cuencana que crea bombones en forma de ángel para que reciban al huésped por las noches, con las camas listas y las bolsas de agua caliente.

¿El aroma es para lograr recordación de gratos momentos?

Estamos además trabajando con una empresa de ambientación que para mi es muy importante porque el aroma es un recordatorio sensorial importante para las personas. en cada viaje hay un olor que rescatar. A Marruecos, por ejemplo, se lo recuerda por el olor de la flor de la naranja que se pone en todos los hoteles.

Así, con el aroma a chocolate y la sensación de lujo total en un mundo que parece de ayer, pero es de hoy, a la vista del reconstruido Antiguo Hospital Eugenio Espejo, me despido para volver al mundo real.

Hacer Comentario