Oasis vacacional
IMBABURA

Agosto-Septiembre 2013

Una de las haciendas más emblemáticas del país, cuna cultural y guardián de pasajes de nuestra historia, es el Hotel Pimán, situado a 12km de la ciudad de Ibarra, en la Provincia de Imbabura, a 2.200m sobre el nivel del mar, con un maravilloso clima subtropical.

Su historia se remonta al siglo XVII, cuando Don Manuel Rubio de Arévalo, casado con Doña Juana Mancheno de Ayala, compra los predios de Pimán y Yurac Cruz.

En 1776, a su muerte, hereda la hacienda su hija, Doña Josefa Rubio de Arévalo y Mancheno de Ayala, casada con Don Juan Zaldumbide Ibargoitia. En ese entonces, Pimán era un predio agrícola y ganadero, en cuyos terrenos se criaron burros para venderlos a los arrieros.

_SPA9666_20130816093756

Don Joaquín Zaldumbide, hijo de Don Juan y Doña Josefa, participó con Juan Pío Montúfar en las guerras independentistas contra José Napoleón, a favor del Rey Legítimo Fernando VII. De tan importante y patriótico abolengo nace una fructífera descendencia, entre quienes se encuentran Julio y Gonzalo Zaldumbide, destacados literatos ecuatorianos que se mantienen como referentes culturales en el país.

La casa actual de la Hacienda, que hoy sirve de hotel para recibir a turistas del mundo entero, fue reconstruída tras el terremoto que en 1868, durante la Presidencia del Dr. Gabriel García Moreno, azotó a Ibarra. La ciudad quedó en ruinas, cientos de casas y edificaciones derrumbadas, demasiados muertos para contarlos, pero el suficiente corazón para empezar nuevamente y reconstruir lo caído.

En Pimán sobrevivieron al embate de la naturaleza únicamente las habitaciones ubicadas junto a la cocina, y la enorme e imponente escalinata de piedra que permite el acceso a la casa actual. La iglesia y la biblioteca de estilo neoclásico son posteriores, datan de finales del siglo XIX, así como la piscina y los vestidores. En el siglo XX, alrededor de la década de los años 40, se contrató a un maestro ibarreño para que tome a su cargo la pintura de los aleros de la casa.

_SPA9286_20130816093841

_SPA9680_20130816093919

Un jardinero francés, de apellido Fisu, quien había llegado a Quito en los últimos años del siglo XIX, fue el encargado de diseñar el parque que circunda la casa. Sus habilidades y el arte que impregnaba en la jardinería, aprendidos mientras integró el equipo de jardineros del Palacio de Versalles en París, hizo que su fama rápidamente se extendiera por la ciudad y que sus servicios sean contratados por las mejores familias de la sociedad del aquel entonces. Con el pasar de los años, ya en el siglo XX, Gonzalo Zaldumbide trae ciertos árboles de Brasil para sembrarlos en este jardín. Crecidos como están, aún embellecen el parque y proveen de deliciosa sombra a los huéspedes.

Fue en este paradisíaco paraje campestre donde Gonzalo Zaldumbide, uno de los grandes de la literatura ecuatoriana, se inspiró para escribir su novela La Égloga Trágica, cuya trama se desarrolla en la Hacienda. Gran parte de su vida transcurrió en Europa, pero sus mejores años los pasó en la tranquilidad de Pimán, escribiendo sus obras maestras que permanecen como legado de épocas pasadas.

La casa de la Hacienda permaneció abandonada por un largo período de tiempo, pero en 2011 empezaron a ejecutarse las obras de rehabilitación y construcción de nuevas áreas, con el objetivo de convertirla en un hotel de primer nivel. Hoy, la casa de Hacienda, y sus aproximadamente cinco hectáreas, pertenecen a la Compañía Pimantur S.A., de propiedad de la Familia

_SPA9380_20130816094605

Zaldumbide, y sus puertas se abren para visitantes del mundo.

La riqueza histórica y cultural de esta Hacienda genera un espacio donde se respira paz y se siente la tradición en los ambientes. Escondida en el interior de un valle semejante a un oasis, sus cinco hectáreas se entretejen en las faldas de las montañas, ofreciendo una muy exclusiva opción para dejar atrás las preocupaciones de la cotidianeidad, y adentrarse en la maravillosa naturaleza que esta región del país permite.

El hotel está conformado por 17 habitaciones, siete de las cuales se encuentran en la casa principal de la Hacienda, mientras que el resto está distribuido en cinco búngalos de dos habitaciones cada una. La decoración se presenta en una equilibrada combinación de estilo moderno y tradicional, respetando los años que acumula pero integrando todas las comodidades de la vida moderna.

Las gruesas paredes de piedra o ladrillo visto, las antigüedades y otros elementos decorativos logran dotar a cada ambiente con una mística atmósfera que acoge cálidamente a sus huéspedes y permite que cada uno, en su muy personal estilo, invente historias pasadas de romances y leyendas.

El aspecto culinario evidencia una fuerte propuesta de comida internacional estilo gourmet, combinada con algunos platos típicos herencia de la serranía ecuatoriana. Gran variedad de opciones elaboradas con una asombrosa diversidad de ingredientes de los alrededores, son el principal atractivo de los turistas extranjeros. La espectacular carta de jugos naturales presenta la más diversa variedad y combinación de exóticos sabores.

_SPA9489_20130819101415

La decoración se presenta en una equilibrada combinación entre lo moderno y tradicional.

3_20130819102026

La hostería está conformada por 17 habitaciones, siete de ellas están en la casa principal.

































Ibarra, capital de la Provincia de Imbabura, es la población más cercana a la Hacienda. Sus casas pintadas de blanco en el centro colonial, las estrechas y tranquilas calles llenas de árboles florecientes, recuerdan épocas antiguas que aún se dejan sentir en el ambiente.

Entre las diferentes actividades que se pueden aprovechar, está el viaje en el renovado ferrocarril desde Ibarra a Salinas, atravesando diversos parajes en un sorprendente trayecto con las más variadas vistas. El tren atraviesa valles, cruza puentes y sube y baja empinadas laderas, mientras los pasajeros disfrutan de espectaculares escenarios naturales.

Hacia el norte se encuentra uno de los más grandes atractivos turísticos que impresionan a locales y foráneos amantes de la naturaleza: la Reserva Ecológica El Ángel, con sus famosos bosques de polylepis y sus enormes extensiones de frailejones misteriosos. Muy cerca está la comunidad afro ecuatoriana del Chota, que confiere al paseo andino un giro inesperadamente cultural.

Hotel Pimán es fiel reflejo de la hospitalidad ecuatoriana. Calidez en atención al cliente, eficiencia en servicios, fantástica gastronomía, respeto a su antigüedad y legendario pasado, en un maravilloso entorno que se mantiene impecable para proporcionar gratas experiencias a sus visitantes.

_SPA9342_20130816094758

CONTACTOS

Piman Garden Hotel

Pag web: www.haciendapiman.com

E-mail: info@haciendapiman.com

Telfs: 02 256 6090, 099 415 3680

Telfs gratis desde Estados Unidos: 1800 706 2215

Dirección: Km. 9 antigua Panamericana Ibarra -Tulcán. A 12km. de la ciudad de Ibarra
Oficinas en Quito: Julio Zaldumbide N25-42 y Valladolid.

DATOS IMPORTANTES
Ubicada a 2.100 m sobre el nivel del mar Temperatura: entre los 14ºC y 30ºC (57ºF – 86ºF)

logo_20130819100927

Hacer Comentario