Un Concepto Sólido

Por: Diego Rendón Coronel
Diciembre 2013 – Enero 2014

_MG_7473_20131219125713

Mario Arias ha liderado la empresa Arias Design Group, junto a su hermano Mauricio, durante 13 años. Con sus conceptos en diseño, ha sido capaz de trascender las fronteras del país y sus propuestas se han conocido en varios lugares del mundo.

Su pasión por el diseño y la arquitectura la heredó de su padre, a quién describe como el Arquitecto 001 de Ecuador. Su vida ha estado muy ligada a la arquitectura e interiorismo desde pequeño cuando jugaba con las maquetas que tenía su padre al terminar una obra. Además, al regresar del trabajo les entregaba un dibujo a mano alzada de algún proyecto o idea; líneas rectas, conceptos arquitectónicos marcados, por lo que no era de sorprenderse que los caminos llevarían a Mauricio y Mario a fundar Arias Design Group en el 2000.

¿Cómo ha evolucionado la empresa a lo largo de los años?

En el 2000 fundamos la empresa de diseño Arias Design Group, cuando yo llevaba seis años de experiencia como arquitecto. Creo que marcamos un punto de inflexión en lo que era el diseño en Ecuador. Para nosotros, la capacidad de diseñar y producir lo diseñado se ha convertido en una ventaja, ya que nos da más eficiencia. Llegas a concretar tu idea de manera más clara, ya que estás al tanto de los detalles que permiten que un objeto sea fabricado tal como lo concebiste.

IMG_4043_20131219124212

_MG_7511_20131219010036

¿Se pensaría que esos elementos son, entonces, “más tuyos”?

La relación con mis clientes me permite revisitar mis obras, y así puedo ver la huella que ha dejado en ellos el paso del tiempo. Tal vez lo más importante es ver cómo se ha adaptado al dueño; desde la primera imagen del ideal de cómo debían quedar los elementos, a su estado actual que evidencia que la obra ha sido vivida. La personalidad que los dueños han puesto en el ambiente hace que el diseño completo se vuelva válido.

¿Cuál es el fondo humano detrás del diseño industrial?

En cuanto a su aplicación, hay que tener en cuenta temas de fabricación, de ensamblaje, la facilidad de desmolde y costos. Es quizás menos artístico, pero como decía Philippe Starck, “si diseñas un objeto con alma humana, con alma animal, algo natural que tenga vida, de alguna manera ese objeto te va a acompañar”. No va a ser solamente un objeto inerte sobre una mesa; pues si tiene personalidad en sus formas se convertirá en una compañía.



En términos de diseño industrial, ¿hacia dónde vamos?

Definitivamente hacia todo lo ligado a la ergonomía, la función y tecnología; lo que la tecnología mande, va a determinar lo que se pueda diseñar a futuro.

¿El destino del diseño será servir a las personas?

Del ambiente donde se vive dependerá si se es feliz o no, y el espacio tiene la obligación de darte esa opción. No comparto diseñar sólo desde lo profesional, sino hacerlo con el cliente para que él participe en lo que va a ser su vida. De ahí que la decoración no debe valerse por sí sola, sino que siempre debe depender de quien va a disfrutarla.

BAGO_20131219125037

REUNIONES_II_20131219010716

Estudiaste en Quito, París, La Habana y Rotterdam, ¿cómo se han compaginado las distintas tendencias en el diseñador que eres hoy?

La primera etapa, en Quito, fue una etapa de descubrimiento, para ver si estaba haciendo lo correcto. En París hubo una formación de tipo conceptual, que marcó la diferencia entre lo que era y lo que soy ahora. En la Habana tuve más bien una experiencia de vida, viendo carencias económicas drásticas y a la vez a un ser humano feliz que disfruta con lo poco que tiene. En Rotterdam fue un tema de tendencias, más creativo, de definir hacia dónde va el diseño.

 

1_pmint_foto_principal_20131219124839

¿Qué son para ti las tendencias?

No voy mucho con las tendencias sino más bien con los conceptos; un concepto sólido puede romper cualquier tendencia. No se debe seguir una tendencia, sino aplicar el concepto del diseño a la vida diaria de las personas, ya sea un cliente o una empresa. Hay que saber atrapar ese concepto, plasmarlo en el diseño y hacerlo exitoso.

¿Qué materiales te apasionan?

La madera y el concreto. Aunque son tan opuestos, siento que con la madera puedes hacer lo que quieras y tienes mucha calidez, mientras que el concreto tiene esa característica de permanencia y fuerza. Ambos juegan muy bien juntos por la calidez del uno y la fuerza del otro.

¿Qué buscas transmitir con tus obras?

Nunca abro una revista o un libro para ver qué voy a hacer. Parto de una hoja en blanco, un lápiz y la información de mis clientes. Empiezo a trazar, a rayar y a proponer. En muchos proyectos me han dado la oportunidad de plasmar mis ideas, y es ahí donde está mi verdadero aporte. De alguna manera, lo que hago, bueno o malo, al final es mío; ya eso es un aporte.

¿Con cuál mobiliario te sientes más identificado?

Con la silla. Ella, por sí sola, ha marcado las distintas épocas del diseño a lo largo del tiempo.

Hablando del tiempo, ¿cuándo se considera que un diseño puede perdurar en el tiempo?

Cuando se evita recargarlo del hoy. A lo largo de la historia, muchos diseñadores han logrado crear piezas únicas que se mantienen en el tiempo. Depende del buen diseño y de la filosofía de quien lo va a habitar. Por ejemplo, el estilo minimalista se mantiene por la simpleza de sus formas en el diseño, y sobre todo, los materiales nobles. Sin embargo, debe tener algo del hoy; el diseño moderno, por ende, nunca pasará de moda.

¿Qué conservas de tu pasado hablando en términos de diseño?

Me he convertido en un observador de lo que fue, de lo que está y de lo que viene. Hago un compendio, lo asimilo y luego pongo mi firma. No soy un esclavo de las tendencias; trato de mantener mi personalidad en el diseño. Lo que intento trasmitir como persona, es lo que plasmo en mis obras.

¿Qué espacio te inspira para crear?

La vista de Quito desde mi oficina. Quito es una ciudad que tiene una personalidad un poco ecléctica. La ciudad es como una gran feria del diseño en la que se ve un poco de todos los estilos, sin que haya uno en particular que nos caracterice. Es la topografía de la ciudad la que ayuda a que un arco iris de ofertas y multitud de diseños, jueguen bien con nuestras calles inclinadas, montañas y valles, formando un hermoso mosaico. Esa vista, con buena música, es suficiente para inspirarme. Como buen ochentero, el rock latino me gusta mucho, Soda Stereo por ejemplo. Pero siento que mi diseño encuadraría más dentro del estilo de Bajofondo, ya que va más con lo que hago: es minimalista, con ciertos elementos de variación de ritmos.

VESPA_ECUADOR_ORIGINAL_20131219124902

_MG_7456_20131219011524

¿Algún arquitecto que sea tu referente?

Definitivamente, mi papa. Él ha sido mi norte, guiando lo que estudié y en quién me convertí. Hay una herencia genética de habilidad por el dibujo; él era un gran dibujante, un acuarelista. Todos mis hermanos somos hábiles para la pintura y el diseño. También he heredado su forma de ser, sus principios y su ética.

Y de las técnicas heredadas ¿Cuáles sigues utilizando hoy en día?

El dibujo, la perspectiva. Mi papa decía que no hay nada más bonito para un cliente que crear frente a ellos, y es lo que hago siempre. Cuando estoy con un cliente, tomo una hoja de papel y dibujo para que pueda visualizar en tres dimensiones lo que estoy planteando. Eso nunca pasará de moda; no hay tecnología que reemplace el dibujo a mano alzada, dada su calidez y su calidad.

¿Qué extrañas de tu padre?

Conversar con él. Fue un hombre que asimiló todos los sucesos de su vida y los trasformó en sabiduría. Siento que él está conmigo mientras diseño; siento que cuando dibujo, lo hago, o pretendo, dibujar como él.

¿Qué le enseñarías a la nueva generación de arquitectos y diseñadores?

Definitivamente a aprender a diseñar desde cero. Observar lo que ha sido la arquitectura y el diseño en el mundo, lo que es hoy, y transformar toda esa información en un diseño propio. Si se copia, entonces se ha perdido la gran oportunidad de transformarlo en algo que aporte. La clave está en observar todo y ser capaz de ofrecer un producto único y propio.

Hacer Comentario