Verónica Borja
CUMBAYÁ

Por: Lorena Ballesteros
Febrero-Marzo, 2015

_MG_9642_20150210012530

Hay un dicho en inglés que dice: “I am a morning person”, que se refiere a las personas madrugadoras, aquellas que hacen ejercicio incluso antes de que salga el sol, se ponen al día con sus correos y otros pendientes a las 06h00, y están convencidas de que la mejor comida del día es el desayuno.

De hecho, existe una nueva tendencia enfocada en este estilo de vida, y Cumbayá es uno de los sectores de la ciudad en donde se puede encontrar una gran cantidad de deportistas, y de personas que agendan sus citas de trabajo o encuentros sociales a la hora del desayuno. Ante esta latente demanda, LaBakery abrió sus puertas hace algo más de tres meses y su propietaria, Verónica Borja, no pudo haber acertado más en el concepto.

El lugar invita a entrar. El aroma de café invade desde el primer momento. Da la idea de una pastelería estadounidense: pequeña y con atención personalizada. Sus cuatro paredes son acogedoramente decoradas con sillas y mesas de madera en tonos claros, y repisas con detalles decorativos que recuerdan los desayunos en casa. Los colores –celeste, azul y blanco– son muy cálidos y complementan con el entorno en tonos beige. La decoración es sencilla, limpia y luminosa. Y a pesar del calor que suele sentirse en Cumbayá, el ambiente es sumamente fresco.

_MG_9727_20150210013116_MG_9722_20150210013341

La atención es eficiente y muy humana. Desde que se hace el pedido transcurren unos 10 minutos hasta que llega la comida. Mientras tanto, los meseros ponen sobre la mesa una canasta con variedad de panes, mantequilla y mermelada como abre bocas. Para comenzar se recomienda cualquiera de los jugos naturales, que son puramente extracto de fruta y que se hacen sin agua ni azúcar añadida. Los amantes del café pueden deleitarse con un expreso, americano o capuccino, todos preparados con granos de café lojano que se muelen al instante.

El menú cuenta con especialidades para el desayuno, una deliciosa oferta de repostería artesanal yun par de sánduches. Entre las especialidadesse encuentran los huevos rancheros a la cazuela, losimperdibles huevos benedictinos –el plato más aclamado de la casa–, los pancakes de manzana y caramelo, el cheesecake de nutella, de manzana caramelo y nuez, y el sánduche de pastrami.

_MG_9660_20150210013816

A pesar de que abrieron sus puertas hace no mucho, la acogida ha sido tan buena que están creando nuevos platos para incorporar al menú. Una de las sorpresas será un delicioso tigrillo con el toque único que Verónica le pone a cada receta. Además, los fines de semana se preparan especialidades exclusivas por el día.

Pero LaBakery no es solo un lugar de desayunos. La pastelería es su especialidad y se evidencia en un mostrador en el que se despliegan una serie de mini postres, pies y cheesecakes, que pueden serpara llevar o servirse. Es la tentación perfecta para los paladares más dulces.

En una cómoda y amena conversación durante el desayuno, Verónica nos comentó todos los pormenores de su flamante negocio y de sus objetivos a futuro.

 

 

 

_MG_9733_20150210014248

El negocio principal es la pastelería, especializada en cheesecakes y pies artesanales, pero también se ha consolidado como un lugar de desayunos y brunch

_MG_9618_20150210014434

¿Por qué escogieron Cumbayá para iniciar este negocio?

La vocación turística, deportiva y gastronómica del sector son algunas de sus fortalezas. Además tenemos una visibilidad absoluta, estamos sobre una de las principales calles de Cumbayá, la calle Francisco de Orellana, y es una ventaja inigualable que ayuda mucho, aunque no es una garantía deéxito. Otro factor muy importante es la cercanía al lugar donde vivo. El ser mamá y empresaria requiere de un esfuerzo adicional, por lo que era prioritario estar cerca de mis hijas.

¿Consideraron otras ubicaciones?

Hace dos años, cuando comenzamos a hablar de esto, empezamos la búsqueda de un local en Cumbayá. Siempre estábamos atentos a lugares disponibles pero no encontrábamos nada que nos emocione. Todo lo que se desocupaba se alquilaba enseguida, hasta que se presentó la oportunidad de comprar una cafetería con servicio de desayuno y almuerzos que estaba cerrando. No dudamos en hacerlo por su ubicación, estado del lugar, equipos y características que cumplían con nuestro ideal de pastelería artesanal. Llamamos, y en dos días la decisión estuvo tomada.

¿Invirtieron mucho en la decoración del lugar?

Lo que hicimos fue adecuar el espacio al nuevo giro de negocio creado por nosotros. Decidimos mantener parte de la decoración existente, y complementarla con elementos y equipos enfocados hacia el concepto de pastelería artesanal. Evaluamos lo que había aquí para ver qué se podía utilizar de acuerdo al nuevo concepto , y desarrollamos la propuesta de platos y postres junto a la línea gráfica que teníamos en mente para que sean coherentes entre ellos.

¿Qué ambiente querían crear?

Nos basamos en dos principios importantes: que sea acogedor y práctico. Lo complementamos con buen servicio y una oferta variada y rica de postres y platos. Siempre supe que quería iniciar con algo pequeño, que fuese agradable. Esto es ideal.

_MG_9623_20150210015113_MG_9622_20150210015210

¿Cuál es el concepto de LaBakery?

El negocio principal es la pastelería, especializada en cheesecakes y pies artesanales, pero también se ha consolidado como un lugar de desayunos y brunch. Me encanta el desayuno, es la mejor comida del día, y Cumbayá tiene el mercado para  eso. La mañana es la hora en que los niños se van a la escuela y las amas de casa tienen tiempo para tranquilamente reunirse con sus amigas. Además, estamos ubicados a la entrada del Chaquiñán y se ha vuelto una parada obligatoria para los deportistas que van allá.

¿El perfil de tus clientes es muy variado?

Por las tardes tenemos muchos chicos de colegio que vienen con sus amigos a comer postres, mientras que los fines de semana el ambiente es muy familiar. Hay gente que baja desde Quito al brunch en LaBakery, pues aún si se levantan tarde y a las 12h00 les apetece un menú de desayuno, nosotros estamos abiertos, mientras la mayoría de los lugares que lo ofrecen cierran sus cocinas a las 11h00.

¿Qué te motivó a emprender el negocio?

La motivación fue de Eduardo, mi esposo. Él siempre me decía que debíamos poner un local. En mi casa ya había montado prácticamente una planta para producir toda la demanda de postres que tenía. Solo había que dar un paso más… Mi formación académica es en Producción de Televisión, y Mercadeo y Ventas, pero siempre trabajé en mi segunda carrera y para este emprendimiento contratamos asesoría para temas administrativos, manejo de personal, contratos, inventarios y procesos. Además, cuento con el apoyo de Eduardo que se encarga de manejar las redes sociales.

¿Las recetas de pastelería son tuyas?

Sí. Soy súper golosa y me encanta el chocolate. Todo comenzó como un experimento cuando nació mi primera hija. Me aburría en casa y decidí incursionar en repostería. Leí libros de cocina y veía programas gastronómicos. Por ese entonces mi hermana se puso un restaurante y yo le entregaba los postres. Luego hice un curso de decoración de pasteles. Los platos de sal no eran mi especialidad, pero como tengo aptitud para la cocina comencé a probar recetas. Quería que el menú tuviera las típicas recetas de desayuno, como pancakes, tostadas francesas y huevos… pero todo con un toque único.

Como los huevos benedictinos…

Son famosos. A mi esposo le encantan, y aunque su preparación es laboriosa los incluí en el menú. La receta tiene una salsa de mostaza holandesa que les da un sabor especial.

¿Todavía trabajas bajo pedido?

Trabajo en repostería desde hace 10 años, pero lo hacía desde mi casa y bajo pedido, y exhibía mis postres en ferias y bazares. Ahora hemos montado una planta de producción a 80 metros de distancia y desde ahí abastecemos a LaBakery, mis clientes consiguen aquí todo lo que quieren. En el tema de pasteles todavía trabajo bajo pedido porque suelen ser dulces con diseños específicos.

¿Estos tres meses han cumplido con las  expectativas que tenían?

Te diría que se han superado. Hemos tenido una muy buena acogida. Hay clientes fieles y frecuentes. En pocas semanas presentaremos un nuevo menú para este local y estamos trabajando en la apertura de un nuevo local en Quito. Espero que el proyecto se materialice hasta fines de este año.

Hacer Comentario