ASESORÍA COMERCIAL

Marzo – Abril 2014

Considerando que comprar casa propia es la realización del sueño más importante en la vida del ser humano, es evidente que nuestra imaginación se pondrá a volar y nos dejaremos llevar por las emociones.

Al cerrar los ojos surgirá la imagen de la distribución interior de los espacios, el número de dormitorios que requerimos para la familia, el tamaño de las áreas sociales, cocina, terrazas y, por qué no, también un jardín para disfrutar la vida al aire libre.

Pensaremos en el sector en el que quisiéramos vivir, y miraremos todas las variables de peso en este aspecto. Zona residencial o de uso mixto, facilidad de conectividad en transporte público y privado, cercanía a grandes parques, acceso a servicios cotidianos y lugares de diversión, distancia con colegios y universidades, y posibilidades de plusvalía a futuro.

El sueño aterrizará en la realidad cuando hagamos una inicial investigación de mercado, y analicemos la oferta que existe dentro de las decisiones iniciales que mentalmente hemos tomado. Es ahí cuando verificaremos el costo de la inversión que queremos realizar, y determinaremos nuestra capacidad adquisitiva para comprarlo.

Con todas estas aristas alineadas, llega el momento de tomar la decisión final, y es aquí donde debe imperar la cautela para evitar malas inversiones y dolores de cabeza futuros. Las empresas inmobiliarias serias, honestas, tienen muchos años de experiencia en el mercado, y un bien logrado prestigio que está a la vista de todo interesado en comprar vivienda.

Sin embargo de esto, queremos hacer algunas recomendaciones para que sean consideradas por ustedes antes de involucrar sus ahorros en la compra de vivienda. En la elaboración de este contenido involucramos información proveniente de entrevistas que al respecto han sido publicadas en CLAVE!, e incluimos datos que surgen de investigación adicional en medios virtuales.

La Asociación de Promotores Inmobiliarios de Viviendas del Ecuador (APIVE), como lo indica su página web, www.tuviviendaprimero.ec es una institución sin fines de lucro que aglutina a los 21 mayores promotores de vivienda en Ecuador. Ellos hacen las siguientes recomendaciones:

 

• Consulte con amigos y parientes referencias sobre los proyectos inmobiliarios y el cumplimiento de los promotores.

• Busque información en medios de comunicación, ferias y redes sociales que estén relacionadas.

•Compare precios entre varios proyectos, visite los sitios de construcción, averigüe las opciones de financiamiento entre distintas instituciones financieras hasta encontrar la que se adecúe a su capacidad de pago.

• Confirme que el proyecto cuente con todos los permisos municipales de ley, y que en el pasado el promotor haya cumplido con sus clientes.

• Cuide el dinero que tanto le ha costado ahorrar, entregando anticipos contra recibos oficiales de la empresa, y además, evite adquirir nuevas deudas desde la fecha en que empiece a buscar vivienda.


A esto podemos añadir lo que varios abogados han aportado en conversaciones con CLAVE!. Ninguno de estos requerimientos representará un problema para usted o la empresa promotora, pues son básicos y fundamentales en la actividad inmobiliaria.


• Verifique en el municipio correspondiente al cantón donde se construye el proyecto que el terreno sea de propiedad del promotor, que esté libre de gravámenes, y esté habilitado para construir el tipo de proyecto que se está comercializando.

• Requiera de la empresa promotora una copia del certificado de cumplimiento de obligaciones emitido por la Superintendencia de Compañías.

• El representante legal de la empresa promotora deberá presentar una copia del nombramiento que lo acredita como tal, que debe estar vigente y registrado en el organismo competente.

• Asegúrese de que la promesa de compra-venta sea elevada a escritura pública para que tenga validez legal en caso de controversia. De igual manera, cada modificación que se realice al contrato inicial deberá constar por escrito en un adendum firmado por las partes.

• Incluya en la promesa de compra-venta todo cuanto haya sido establecido verbalmente: precio, forma de pago, alícuota correspondiente, ubicación de la unidad que está comprando, plazos de entrega, multas por atrasos o desistimientos, detalles de acabados, etc.

• Cada pago que realice deberá estar respaldado por un documento formal, emitido por el promotor, y deberá tener una firma de responsabilidad.

• Si el vendedor es una persona natural cuya actividad económica principal no es la venta de inmuebles, tome precauciones adicionales para asegurar su inversión. Las personas naturales están permitidas legalmente a participar en esta actividad, pero es mejor asesorarse con un abogado antes de comprometer su dinero porque, evidentemente, no son profesionales en la materia.

• Asegúrese de mantener en un archivo seguro toda la documentación relativa a la compra de su vivienda.

crisis-financiera-hipotecas_20140321075919

Adicionalmente, con el objetivo de proteger los recursos del comprador de vivienda, el Gobierno Nacional, a través de la Superintendencia de Compañías, emitió un reglamento de obligatorio cumplimiento para las empresas involucradas en la actividad inmobiliaria.

Según este reglamento, toda empresa que quiera comercializar un proyecto inmobiliario nuevo debe establecer un fideicomiso, o un encargo fiduciario, para estar en posibilidad de ofrecerlo en venta al público.

No se deje intimidar por los términos nuevos. Si bien “fideicomiso” y “encargo fiduciario” son palabras poco conocidas para los compradores de vivienda, su aplicación es bastante simple y su efecto es positivo. Implican únicamente que su dinero no será entregado directamente al promotor inmobiliario, sino a una tercera figura legalmente constituida, que imparcialmente administrará esos fondos.

La administración del fideicomiso se encargará de que el promotor cumpla con los requisitos de ley, y solamente cuando hayan sido satisfechos a cabalidad, liberará los fondos para iniciar la construcción.

Mientras transcurre el período de construcción del proyecto en el que usted ha decidido participar, comparta con su familia la ilusión de pensar en la decoración y el estilo de vida que en poco tiempo lograrán. ¡Lo mejor está por llegar!

Hacer Comentario