Rosanna Queirolo

 

SAMBORONDÓN

Por: Irene Ycaza Arteta

Agosto-Septiembre 2013

Estilista: Billy Diaz Peluquería. (04) 238 4668, 099 290 0389

Hace 16 años Rosanna Queirolo trabajó muy de cerca con el Arq. Rafael Dunkle para construir su casa ubicada en Samborondón. Una propiedad de líneas modernas y paredes altas, que tiene vista a un lago interno de la urbanización. El estar tan pendiente de los planos, la decoración, y trabajar de la mano con el arquitecto, dio como resultado lo que buscaba: una casa con cara de hogar, un rincón de paz donde después de una semana ajetreada pueda estar en la piscina acompañada de un buen libro, en la sala escuchando música, o en alguna habitación disfrutando una película junto a sus hijos.
 

Su personalidad se siente desde que abre la puerta y nos da la bienvenida a su hogar. Se refleja en ella un clasicismo muy contemporáneo. Hay elegancia y sofisticación en cada espacio. Los colores neutros como el blanco, beige, hueso y gris, dominan los ambientes. Pequeños acentos de colores, gamas de tonalidades pasteles en amarillo, turquesa o celeste, y un rosado más brillante, se ubican en puntos estratégicos con accesorios o cuadros para iluminar la decoración. “Me identifico mucho con los colores neutros porque me da la sensación de limpieza y tranquilidad. Cuando llego a mi casa es precisamente eso lo que quiero sentir, que mi cuarto sea tranquilo, que todo esté claro”, cuenta Rosanna.

 

Su construcción tomó tiempo por la atención puesta en los detalles estructurales que han evitado que el paso del tiempo la afecte. Es una casa muy fuerte, con estructura para resistir temblores, cuyo piso está levantado a 80cm del suelo para evitar los problemas con el agua. “Esta casa tiene detalles que la hacen muy fuerte”, cuenta Rosanna. “Incluso después de 16 años no se nota el paso del tiempo, parece que aquí no pasa nada”. Por ejemplo, otro factor importante es que tiene doble pared para que el sonido no salga hacia el exterior y moleste a los vecinos. La insonorización incluso protege la privacidad desde una habitación a la otra o desde su estudio hacia la sala.

 

Al entrar en la casa, la mirada automáticamente apunta hacia unas escaleras con el pasamano en líneas curvas hecho de acero. “Fue un diseño exclusivo del Arq. Dunkle”, explica orgullosa. “Son de acero puro y me encanta el contraste que tienen con el piso que es de madera de chanul”.

 

Rosanna y sus hijos viven en esta casa desde hace 16 años. Se mudaron cuando su hija menor tenía seis meses de nacida y su anterior casa en Los Ceibos, les quedó pequeña. “Tuve los hijos muy rápido”, recuerda. “Para el cuarto embarazo ya no cabíamos en la casa así que empezamos a construir ésta en Samborondón”.

 

“Creo que la casa va cambiando con uno y mi casa ha ido evolucionando conmigo”, dice. “Lo que ves aquí es mío, no contraté ningún decorador sino que, poco a poco, analicé cada espacio. Siempre quise muebles claros, al principio todo era blanco. No habían adornos ni portarretratos, era una decoración muy, muy moderna. Ahora tengo alfombras, adornos y cosas que antes no eran de la casa”. Para Rosanna el Arq. Dunkle fue una especie de decorador de interiores junto con ella. En esa época compraban los accesorios y la vajilla en Sukasa, los muebles en La Galería, y trajo algunas cosas de Estados Unidos.

 

En las habitaciones de sus hijos, en un segundo piso, ella ha permitido que cada uno refleje su gusto. Sus cuatro hijos fueron escuchados para con ellos decorar sus espacios personales. “Mi hija María José quería un dormitorio lila con florcitas en la mitad y me hacía los diseños para luego plasmarlos en el cuarto”, recuerda. “Mis hijos varones querían tonos grises con azul y mi hija Daniela quiso todo su cuarto azul porque es un color que le fascina. Yo no la entendía, pero fue lo que ella quiso y es ella la quien tiene que sentirse bien en su espacio”.

No tiene título de diseñadora, sin embargo en su casa hay una excelente distribución de espacios y acertada decoración. Tuvo ayuda del arquitecto, escuchó sus consejos, pero finalmente ella se en cargó personalmente de la decisión final. “Si no lo puedes hacer sola, busca una persona que sea lo más parecida a ti para que sus consejos sean algo con lo cual tú y tu familia se puedan identificar”, sugiere. “Si hay buen gusto, yo puedo admirar cualquier decoración aunque no sea de mi estilo. Hay espacios con conceptos distintos al mío, donde tal vez no viviría, pero me encanta admirar la belleza… el arte está en los distintos gustos”.

 

Desde hace 16 años Rosanna no ha realizado renovaciones en la casa pero asegura que lo hará el próximo año. “Quiero hacer unos cambios para que parezca una casa nueva”, cuenta ilusionada. Todavía sigue pensando en los cambios pero ya tiene algunos en mente. “Quiero cambiarla de color, hacer una construcción adicional, meter un cuarto más. ¡Las renovaciones siempre son buenas!”

 

Mientras se cristalizan sus planes de hogar, ella sigue con sus planes de marca, que avanzan y se están convirtiendo en un éxito a nivel nacional. Actualmente Rosanna es un referente de moda con su marca Blash by Rosanna Queirolo, que se comercializa exclusivamente en los locales de Megamaxi en todo el país. Lleva dos años en el mercado y los resultados han sido tan exitosos que ahora le apuesta a la moda para el hogar: accesorios, ropa de cama y baño que se complementan con productos como vajillas y objetos de decoración.

 

“Vi un nicho para el mercado, pues los diseñadores de elementos para el hogar apuntaban a un target tan exclusivo, a una población muy pequeña; así que aproveché la oportunidad de crear una marca accesible para todos, y que al mismo tiempo sea muy bonita y de calidad”, dice.

 

Lo interesante es que con esta propuesta se podrá arreglar la casa entera sin tener que endeudarse del todo. “Antes podías comprar las sábanas, pero la sobrecama tenías que dejarla para el siguiente trimestre, y las toallas para el próximo año por los elevados precios. Ahora puedes comprar sobrecamas, almohadas, sábanas, toalla y vajilla de muy buena calidad, con buenos precios y diseños especiales”.

Su carácter perfeccionista y exigente hace que Rosanna esté pendiente de todos los detalles en cada uno de sus diseños. Aspectos como la calidad de la tela, los materiales que se utilizan y los acabados en cada accesorio. “Nos demoramos un año en sacar el producto porque quería que los diseños empaten a la perfección entre las vajillas, que son hechas por la marca Corona, y la ropa de cocina; que todos sean de igual calidad para cada una de las gamas de colores”.

Las tres colecciones que ha lanzado son de tonalidades neutras, fáciles de combinar y en colores que nunca pasan de moda. Gris, azul, celeste y tonos tierra que además se podrían utilizar en su casa.“Mi decoración en casa es en tonos neutros, por eso en la primera

colección buscaba una línea un poco convencional, que tenga diseño, pero que sea en colores que den esa calma que tanto me gusta”, dice. “No sacaría una colección que yo no sería capaz de utilizar. Todas llevan mi gusto y personalidad”.

 

Ahora en su casa tiene las tres colección; la mesa es más alegre, los baños tienen cortinas de baño en tonos grises, y cada una de las habitaciones presenta ropa de cama distinta, todas de su línea. La primera colección estará en el mercado un año y se irá completando poco a poco. Para el segundo año espera sacar una colección con más diseño y color, algo más arriesgada.

Rosanna vive y respira Blash. “Blash soy yo, estoy pensando en la marca todos los días del año porque siempre estoy respirando moda, hablando de accesorios, sacando diseños, viendo nueva ideas, revisando las tendencias internacionales”, explica. “Además, en mi trabajo voy a las fábricas, me aseguro que las muestras estén bien, y apruebo cada diseño”.

 

La marca se ha convertido en una marca integral con diseños en ropa para mujeres y niñas, ropa deportiva, y accesorios para el hogar. Sin embargo las ideas no paran ahí, sigue pensando en nuevos productos para sacar al mercado y satisfacer a sus clientes. “Me gustaría tener una fragancia para el hogar, velitas con distintos olores, crema para el baño de visitas”, cuenta durante la entrevista en su salón-oficina en casa, donde tiene papeles con modelos, nuevas colecciones, muestrarios de telas y cajas de productos. “Quiero sacar dos o tres fragancias que se identifiquen con Blash, que entres a una casa y sepas que ese olor es de Blash, así será una línea bastante completa”.

 

Rodeada de tanta moda y accesorios, parecería que sus días en política se han acabado, y sin embargo por medio de Blash by Rosanna Queirolo, ella sigue teniendo una participación activa pro defensa de la vida desde la concepción, como la tuvo en su paso por la Asamblea Nacional. Blash by Rosanna Queirolo, en alianza con Megamaxi, tiene un modelo de negocio en el que un porcentaje de los ingresos es donado a Fundación VIHDA, de Humberto Mata.

Rosanna, una mujer frontal, muy honesta, que le gusta hacer las cosas a su manera y lo hace desde su propia trinchera.

“Cuando dejé la política quise seguir defendiendo la vida por que es mi vocación. La fundación VIHDA es espectacular, salva a los bebitos que nacen con el virus del VIH. Hay un protocolo a seguir con el cual existe un alto porcentaje de posibilidad para que los bebés puedan curarse…y eso me emociona muchísimo. Con esto evitamos que muchas madres quieran abortar ante el miedo de que sus hijos pueden nacer enfermos”.

 

El cambio de mujer política a diseñadora de modas y artículos para el hogar parece ser un salto abismal. El común denominador entre los dos es el espíritu de emprendedora que tiene Rosanna. Una mujer frontal, muy honesta, que le gusta hacer las cosas a su manera y que aunque no encontró un espacio en la política para lograrlo, ahora lo hace desde su propia trinchera, apoyando la fundación.

 

Al fin Rosanna ha encontrado un espacio donde se siente cómoda trabajando. “Mi casa es una casa de artistas. Mi hija mayor es diseñadora de modas y se acaba de graduar de Parsons, la mejor universidad de moda en EEUU; mi hija menor es creativa y estudia en un colegio solamente para artistas donde es Presidente del Departamento de Visual Arts… somos muy artistas”, dice. Hablar de sus hijos le enorgullece por completo. “Ellas son más hábiles que yo, yo soy empresaria”.

Parece ser que antes de empresaria es emprendedora. Dentro de su mundo muy conservador y clásico toma la vida por los cuernos. “Estoy muy contenta porque soy una persona con cuatro maravillosos hijos, muy hogareña. Me encanta estar en casa y me siento muy agradecida y feliz. Con la ayuda de Dios tengo una alianza con una fundación por la vida y con la empresa número uno del país. ¿Qué más puedo pedir?”.

Hacer Comentario