Por: Caridad Vela
septiembre – octubre, 2011
La mayoría de parejas jóvenes, con hijos pequeños, han tomado la decisión de que Cumbayá es el mejor lugar para vivir. A pesar de que sus años de infancia transcurrieron en Quito, hoy, como Esteban y Paola, muchos otros afirman que no regresarían a vivir en la ciudad.
Sus rutinas en el ámbito profesional están marcadas por las subidas a Quito, mientras que el día a día de sus hijos se desarrolla casi por completo entre Cumbayá y Tumbaco. El problema del tráfico se lo vive por igual en la ciudad que en los valles, pero la calidad de vida es distinta, dicen ellos.
Nos recibieron en su acogedor hogar, con la amabilidad y cariño que los caracteriza, para compartir con nosotros la experiencia de vivir en el Valle y otros valiosos consejos.
¿Desde cuándo viven en Tumbaco?
Ya son 10 años. Cuando decidimos casarnos los dos vivíamos en Quito y lo primero que hicimos fue buscar en Tumbaco una casa para arrendar. Los dos queríamos un lugar con mejor clima, mayor tranquilidad, menos contaminación y un tipo de sonido ambiental que sea diferente al ruido de la ciudad.
Nos atrae mucho la vida al aire libre, el contacto con la naturaleza y la paz que esto te brinda.
Esta casa en la que hoy viven, ¿fue comprada o construida por ustedes?
Los dos teníamos muy clara la idea de cómo queríamos que fuera nuestra casa, así que la construimos.
No estábamos dispuestos a comprar algo que no sea esto exactamente. Contratamos al Arq. Juan Erazo, le pedimos un diseño estilo contemporáneo y él entendió lo que teníamos en mente. Diana Rosenfeld, que en esa época trabajaba con Juan, también ayudó mucho.
¿Y la decoración?
Para nosotros era muy importante involucrarnos totalmente en la decoración. Cada rincón de la casa tiene su historia e inspiración. Disfrutamos el proceso como no tienen idea! Nunca tuvimos peleas porque, afortunadamente tenemos el mismo gusto. Realmente, se nos hizo muy fácil hacerlo juntos. La sala de estar es donde pasamos más tiempo, nos reunimos ahí a ver películas y disfrutar en familia.
¿Alguna pieza anecdótica?
Las figuras de un matrimonio hindú que tenemos en la sala. Cuando estábamos de luna de miel las vimos en un anticuario, nos encantaron, pero el precio no cabía en nuestro presupuesto.
La verdad es que me enamoré de ellas porque encontré un especial simbolismo: la unión de nuestro matrimonio para siempre. Volvimos una semana después, a comprarlas, y ya no encontré las figuras.
¿Cómo llegaron a tu sala?
Sucedió que una señora las había separado y al día siguiente pasaría por ellas, pero estando nosotros en el almacén, esta señora llamó y le dijo a la vendedora que ya no las compraría. Fue una coincidencia increíble. Sin pensarlo más las compramos. Era claro que eran nuestras.
¿Cuéntenme de sus hijos?
Tenemos cuatro hijos. Sus vidas transcurren casi al 100% en el Valle. Colegios, entretenimiento, actividades deportivas, amistades, todo está aquí.
Ellos suben muy poco a Quito. Se la pasan entre el jardín y su cuarto de juegos. El aire fresco, el clima, despertarte con el trinar de los pájaros, encontrar vacas, ovejas, zorrillos y culebras en el camino, no tiene precio. Este estilo de vida ha hecho que nuestros hijos tengan un enorme apego a los animales y a la naturaleza. El niño de ciudad difícilmente lo tiene.
Paola, ¿cómo trascurre tu día?
Trabajo en Ecuavisa, en el programa Así Somos, y en un programa de radio en FM Mundo. Además soy voluntaria en la Fundación Reina de Quito. Por estas actividades estoy obligada a subir a Quito casi a diario, pero las tardes hago todo lo posible por pasar en casa, con mis hijos, para llevarlos a sus actividades extracurriculares, revisar los deberes, etc. Gracias a Dios mi vida es ocupada, nunca me aburro.

¿Cuál es tu actividad en la Fundación Reina de Quito?
Es un voluntariado que exige mucho trabajo, un alto nivel de compromiso y responsabilidad. Tenemos a nuestro cargo el Centro Infantil Aprendiendo a Vivir (CIAV), donde atendemos a más de 120 niños con Síndrome de Down. Los recibimos desde que nacen y los apoyamos hasta los 7 años. A esta edad es cuando están listos para integrarse a escuelas regulares. Nuestro mayor esfuerzo está en recaudar fondos que nos permitan mantener el Centro. Durante todo el año organizamos eventos para lograr aportes en dinero con este fin.

El rincón favorito de Esteban, su estudio

Exquisita decoración del baño social

Cocina y comedor del diario, integrados. En la pared divisoria hay un pizarrón para disfrute de los niños

¿Qué rutas tomas cuando vas a Quito para evitar el tráfico?
Uso caminos internos, no la Vía Interoceánica que normalmente está congestionada, tomo los túneles y estoy en Quito. En horas pico me toma 40 minutos, pero cuando no hay tráfico lo logro en 25 minutos. Si lo piensas, 25 minutos es lo que te demoras en cruzar desde el Quiteño Libre al Quito Tenis, así que no hay diferencia y tienes menos estrés.
¿Piensas que el pico y placa debería extenderse al Valle?
De ninguna manera. Mientras no exista un buen servicio público de transporte sería un tremendo error. Desde mi casa hasta la estación de bus hay un trayecto de 20 minutos caminando. Esto, o distancias peores, sería lo que la gente aquí tendría que vivir si hubiera pico y placa. Primero se debe implementar un sistema que brinde el servicio que la comunidad requiere.
¿Regresarías a vivir a Quito?
Si de mí depende, jamás.
Esteban, ¿tienes algún espacio en la casa que sea sólo tuyo?
Sí, un pequeño estudio en el cual me dedico a mis cosas personales. Leo, escucho música, me ocupo de algún tema de trabajo, me relajo y disfruto.
Hablando de trabajo, sé que estás en una empresa que comercializa generadores de electricidad…
Sí, efectivamente. Soy Gerente General de Energy Solutions S.A., empresa que tiene la representación de Generac Power Systems. Esta marca está considerada entre las tres más importantes en el mundo en lo que a generadores de energía se refiere. Tenemos el respaldo de un grupo muy fuerte en Ecuador.
Ya que estamos en esto, ¿el flujo de energía eléctrica en el Valle es adecuado?
En general, a lo largo y ancho del país existen cortes de energía constantes. No es mejor, ni peor en el Valle. En algunos casos se debe a racionamientos de luz o mantenimiento de redes eléctricas, en otros, a tormentas o los fuertes vientos de verano que botan árboles y caen sobre postes de luz. Sea cual fuere el origen, causan una gran molestia, pérdidas económicas y abren la puerta a la delincuencia.
Así las cosas, ¿tener un generador propio es casi indispensable?
El generador de electricidad ya no es un artículo de lujo sino una necesidad básica en cada hogar, comercio o empresa, porque un corte de luz perjudica tu nivel de efectividad o tu vida diaria. El generador es un sistema de seguridad que elimina la posibilidad de tener un punto débil que dejaría la puerta de tu casa, u oficina, abierta a la delincuencia. En ciudades como Miami, a raíz del huracán Andrew, se ha dispuesto como ley del Departamento de Bomberos que todos los edificios deben tener su propio generador de electricidad, por seguridad.
¿Recomiéndanos el tipo de generador que necesitaríamos en casa?
Una de las fortalezas de Generac es que tiene generadores específicos para residencias. Son a gas, vienen dentro de una cabina insonorizada y no generan emisión de gases. El sistema de encendido y apagado es automático por lo que son muy fáciles de manejar para cualquier persona en el hogar. También hay generadores que usan gasolina pero emiten niveles más altos de ruido y su encendido es eléctrico, no automático.
¿Qué capacidad debe tener?
Depende del tamaño de cada hogar y de las necesidades del cliente. Hay quienes buscan generadores que permitan el funcionamiento de su casa al 100%, al 75% o al 50%. Para darte una idea, un generador que funciona con gas y tiene capacidad de 17kw cuesta alrededor de $5.600 incluido el tablero de transferencia.
¿Se lo debe colocar en un lugar con características especiales?
Dentro de lo posible se recomienda que el equipo esté cerca del transformador y tenga flujo de ventilación pero nos adaptamos a la situación específica de cada cliente para no afectar la parte estética de su hogar. El diseño de la cabina insonora, dentro de la que se encuentra el equipo, tiene un diseño moderno, agradable a la vista.
¿El mismo tipo de generador, pero con mayor capacidad, es el que se usa para edificios?
Si el edificio está equipado con instalaciones de gas, se puede instalar un equipo con capacidad desde 60kw hasta 300kw. Caso contrario se instalaría un generador a diesel. La potencia del generador depende de las áreas que se requiera habilitar: ascensores, luces en espacios comunales o el 100% del edificio. En todo caso, también se los coloca en cabinas insonorizadas para evitar molestias.
¿Se recomienda ubicarlo en el subsuelo?
Generalmente se los ubica en el subsuelo pero estos generadores también están diseñados para ser colocados en las terrazas de los edificios ya que incluyen un sistema anti vibración que no causa contratiempos entre los condueños.
¿El mantenimiento del generador es complicado?
Para nada. Tanto para los residenciales como comerciales e industriales, nosotros damos servicio de mantenimiento con técnicos capacitados en los Estados Unidos. Nuestros equipos requieren de un software que nos permite calibrarlos directamente vía satelital, para hacer uso de la garantía de fábrica.
Gracias por estos útiles consejos para nuestros lectores. Retomando el tema original, ¿volverías a vivir en Quito?
No. Vivir en la ciudad te limita el espacio, casi seguro tendría que ser en un departamento. Si tienes hijos pequeños, no es lo que buscas. El estrés de la ciudad es tolerable durante el día, pero al caer la tarde el ambiente del Valle es lo que necesitas.

 

Hacer Comentario